El juego infantil y los puericultores

El puericultor como acompañante inteligente y afectuoso en el proceso de desarrollo infantil, tiene que incorporar el juego como un medio indispensable en su labor; además el estímulo, la facilitación y la orientación deben estar acordes con la edad cronológica y el desarrollo biopsicosocial del niño.

Se debe estimular el ejercicio de la función protagónica del niño en la lúdica, sin coartar su autonomía y su creatividad; estas son características del acompañamiento eficaz del puericultor en el juego infantil.

El tiempo y la libertad son necesarios para que el niño pueda jugar.  Asignar el tiempo y espacio concertado con el niño para otras actividades como estudiar, comer, navegar por internet o ver televisión, según la cotidianidad hogareña, facilitará la disponibilidad lúdica.

Considerar el juego en el niño como necesario y como un derecho que se debe respetar evitará la indiferencia, intromisión, interrupción o rechazo, tan frecuentes en algunos adultos que consideran el juego infantil como algo sin importancia o como una pérdida de tiempo.  Se debe entender que realmente se trata de la actividad indispensable para el desarrollo del niño… para el ejercicio de su propia vida.

Humberto Ramírez Gómez
Pediatra puericultor

Astrid Elena Galeano Bedoya
Licenciada en educación física