El flúor y la salud dental

El flúor, al ser aplicado tópicamente y permanecer de manera constante en la boca,  inhibe la pérdida de minerales y del esmalte sano y remineraliza el esmalte enfermo que estuvo expuesto al azúcar. También afecta el metabolismo de las bacterias causantes de la caries dental, por esta razón, el flúor o fluoruro utilizado apropiadamente ha sido un factor determinante en la prevención de la caries dental en todo el mundo.

Para obtener los beneficios del flúor se han intentado diversos métodos: fluorización del agua, leche, sal y otros alimentos, pero el efecto del flúor es local y muchos de estos métodos exponen sistémicamente a este elemento, provocando toxicidad aguda o crónica en el organismo: el flúor al ser ingerido es metabolizado y si la cantidad es mayor que la dosis tóxica puede producir una enfermedad llamada fluorosis. En esta el esmalte de los dientes en formación, que no han hecho erupción, puede sufrir  daño, que se manifiesta por la aparición de manchas blancas o cafés.

Para que los niños y adolescentes obtengan más beneficios que riesgos con el uso de flúor, es necesario el acompañamiento odontológico profesional, pues cada caso es único y se debe evaluar siempre la disponibilidad del flúor en el agua o la sal, para determinar la cantidad de este que se requiere individualmente. Además, las cremas dentales fluoradas deben ser prescritas inicialmente por el odontólogo y su uso debe ser vigilado por los cuidadores adultos en la crianza

 Ana María Cerón Zapata

Odontopediatra