El ejercicio de la ciudadanía desde la niñez

segunda
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

El ejercicio de la ciudadanía desde la niñez

En una sociedad libre y democrática, toda persona, desde el nacimiento mismo es un ciudadano, es un sujeto de derechos. El ejercicio de la ciudadanía es conocer  y hacer aplicar esos derechos. No se trata de un don natural sino de una virtud que la especie humana ha logrado conquistar a través de la historia, pasando de la barbarie a la civilización. Pero más importante aún, el ejercicio  de la ciudadanía es también un derecho civil básico de la mayor importancia ya que su cumplimiento ayuda indudablemente al cumplimiento de todos los demás derechos. Y para lograr lo anterior es necesaria la participación ciudadana, es decir, intervenir en lo público, en las decisiones y actividades que buscan satisfacer las necesidades de la sociedad, es decir, participar en la política.

Pero el ejercicio de la ciudadanía, la participación ciudadana, la política y lo público, son términos íntimamente entrelazados y que van más allá de simplemente votar en unas elecciones o pertenecer a un partido. Tienen que ver también y mucho con lo cotidiano, con lo local, con todas las actividades de una comunidad. Su efecto es directo en todos los ámbitos públicos como los servicios de salud, los jardines infantiles, los colegios y escuelas, los parques, museos, bibliotecas, casa de la cultura, teatros, ludotecas, los medios de comunicación, el transporte, el medio ambiente, etc

Vistas la participación ciudadana y la política desde esta perspectiva, es claro que estos elementos tienen que hacer parte esencial de un proyecto de crianza y de educación en la que padres y maestros tienen una enorme responsabilidad. Cuando los niños se crían en un ambiente en el que se les tiene en cuenta, en el que se les valoran sus capacidades y estimulan sus potencialidades, en el que se les permite la participación como un derecho, ellos se forman, desde sus primeros años, como ciudadanos que opinan, que deliberan, que argumentan, que ejercen la crítica constructiva y eligen libremente en pro del bien común. Serán adultos preparados para el sano ejercicio de la ciudadanía.

No se puede seguir creyendo entonces que la ciudadanía es solo asunto de adultos, que su ejercicio solamente se da a partir de los 18 años y que el mismo solamente se limita a votar. http://crianzaysalud.com.co/el-ejercicio-de-la-ciudadania-desde-la-ninez/ http://crianzaysalud.com.co/el-ejercicio-de-la-ciudadania-desde-la-ninez/Se trata de una concepción adultocentrista (el mundo centrado en el adulto), que sigue mirando a los niños, niñas y adolescentes como seres incompletos por quienes hay que decidir siempre. Cuando se empleen procesos y medios que aborden desde el nacimiento mismo el derecho de los niños y niñas a la participación y al ejercicio de su ciudadanía, se les permitirá ser personas que crecerán con la capacidad de ver el mundo desde la perspectiva de los demás, de aceptar y disfrutar las diferencias, de sentir un real interés por el otro, de asumir la responsabilidad de sus acciones.

Luis Carlos Ochoa Vásquez

Pediatra puericultor

Profesor Universidad Pontificia Bolivariana

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×