El duelo

¿Qué es el duelo?

El duelo es el sentimiento de dolor que acompaña el proceso de adaptación emocional, conductual, físico, social y espiritual que se produce ante la pérdida de un ser amado, un objeto querido o una capacidad. Es un proceso de respuesta normal que duele y conlleva un proceso de elaboración de lo diferente, una adaptación a lo nuevo. Este proceso se conoce técnicamente con el nombre de elaboración del duelo expresado en forma de sufrimiento y aflicción, cuando el vínculo afectivo se ha roto.

El duelo es una respuesta natural que cada persona lo experimenta a su modo. Aunque produce reacciones comunes, se necesita ayuda para soportar el sufrimiento. Comienza con la pérdida y termina con la aceptación de la nueva realidad.

Señales de alerta en la elaboración del duelo

Hay algunas veces en que la elaboración del duelo causa dificultades al niño, niña o adolescente, con manifestaciones específicas disfuncionales, como:

• Ansiedad intensa
• Miedo o la esperanza de morir
• Persistencia en la depresión, intentos o gestos suicidas
• Esperanza de reencuentro con los difuntos
• Comportamiento regresivo persistente o quejas somáticas persistentes
• Constante sentimiento de culpa
• Negativa a hablar o fracaso para demostrar el dolor
• Comportamientos agresivos, destructivos o de delincuencia
• Evadir el colegio o bajo rendimiento escolar
• Problemas de separación o incapacidad para formar nuevos vínculos
• Duelo congelado o aplazado (renuncia a vivir el duelo, transformando el proceso en rabia, miedo, impotencia y pérdida de las ganas de vivir)

Zenaida Pérez Restrepo
Licenciada en Educación Infantil
Especialista en intervención de los procesos familiares

En estos casos se sugiere:

• Establecer comunicación efectiva y afectiva (asertividad) de todos los miembros de la familia
• Disciplina afectiva
• Reducir los factores de estrés
• Estrategias como fortalecer la autoestima, mejorar las habilidades de afrontamiento, facilitar la expresión de emociones y acompañamiento parental afectivo e incondicional.
• Puede ser adecuado también buscar momentos de separación: soledad en la habitación, juego con las amistades, dando tranquilidad al decir que los adultos significativos estaremos ahí, si se nos necesita.