El buen trato y la formación de la autoestima en el niño

El presente artículo tiene como objetivo definir el concepto de autoestima, describir la manera como se desarrolla en el niño, y mostrar la relación directa que ella guarda con el buen trato durante el proceso de crianza.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima se define como lo que cada persona siente por sí misma, es decir, su juicio general acerca de sí. Expresa una actitud de aprobación o desaprobación (alta o baja autoestima), e indica en qué medida el individuo se siente capaz, digno y exitoso. La autoestima tiene dos aspectos que se interrelacionan: impone sentido de eficiencia y genera valor personal. Además, es la suma integrada de la autoconfianza y el autorrespeto; es la convicción de que se es competente y digno.

Nathaniel Branden, pionero de los estudios sobre autoestima, afirma que “esta actúa como el sistema inmunológico de la conciencia, dándole resistencia, fortaleza y capacidad de regeneración. Cuando la autoestima es baja, disminuye nuestra resistencia frente a las adversidades de la vida”.

Es necesario aclarar, que la autoestima positiva es algo totalmente diferente a las actitudes de engreimiento y arrogancia, que indican, en la mayoría de los casos, un gran nivel de inseguridad, que acompaña usualmente a la autoestima baja. La inclusión de la autoestima como una de las metas del desarrollo infantil se fundamenta en el convencimiento de que el amor propio desempeña una función primordial en el desarrollo del niño.

La motivación, el rendimiento escolar y deportivo, la calidad de las relaciones con los compañeros, la tolerancia a la frustración y el abuso de drogas y alcohol están influidos por la manera como piensan los niños sobre sí mismos. La autoestima es un sentimiento que se expresa siempre con hechos.

¿Cómo nace la autoestima?

Nadie llega al mundo con un sentido del valor propio. El recién nacido no es un producto acabado, por lo que depende de los demás para sobrevivir, y necesita alimento, protección, amor y reconocimiento, los cuales se expresan normalmente mediante el contacto físico y las expresiones verbales. El desarrollo del amor propio se produce por la interacción entre el temperamento innato del niño y las fuerzas ambientales que reaccionan a este.

La autovaloración se aprende en la familia. Posteriormente, intervienen otras influencias en su desarrollo, pero estas tienden a reforzar los sentimientos de valor o falta de este que se hayan adquirido en el hogar.

Criterios que fundamentan la imagen de sí mismo

Según Coopersmith, existen cuatro criterios que fundamentan la imagen de sí mismo como elemento constituyente de la autoestima:

  • Significación: es el grado en el que la persona siente que es amada y aceptada por aquellos que son importantes para ella.
  • Competencia: es la capacidad para desempeñar tareas que se consideren importantes.
  • Virtud: es la capacidad para la obtención de niveles morales y éticos.
  • Poder: es el grado en el que la persona puede influir en su vida y en la de los demás.

¿Cómo desarrollar la autoestima?

El refuerzo del amor propio de un niño requiere que los adultos lo reconozcan y respeten, y que acepten la constitución única de cada niño, sin que esto implique necesariamente la aprobación de todas las cualidades inherentes a él. El psicólogo estadounidense Robert Brooks ha señalado aspectos que contribuyen notablemente al desarrollo de la autoestima:

Desarrollo de la responsabilidad: con el fin de obtener una saludable sensación de dominio y compromiso, los niños deben tener la oportunidad de cumplir responsabilidades tanto en la escuela como en el hogar. La designación de vigilante de loncheras, o de jefe del aseo, como se hace en las escuelas, constituye un buen ejemplo.

Oportunidad para elegir y tomar decisiones: guardando la necesaria congruencia con el nivel de desarrollo y los intereses del niño, el adulto debe brindarle a este la oportunidad para tomar decisiones, como escoger democráticamente la fecha de un examen, o decidir quién desea pasar primero al tablero.

Retroalimentación positiva:

animar a los niños a reforzar las conductas enriquecedoras constituye una fuente importante de energía y motivación que favorece el cultivo del amor propio. Cada palabra, expresión facial, gesto o acción de los padres, profesores y adultos significativos transmiten mensajes al niño sobre su valor.

Establecimiento de la autodisciplina: es fundamental para el niño encontrar un referente normativo adecuado que fomente en él la capacidad de razonamiento sobre sus propias acciones y la formación de un juicio de valor sobre estas.

Aceptación de errores y fracasos: la ejecución de tareas y la asunción de responsabilidades se suelen limitar mucho por el temor a fracasar, eventualidad perfectamente posible en la actividad humana. Es conveniente inculcarles a los niños el concepto de que el error es una experiencia que se debe tomar con el sentimiento positivo de mejorar y superarse.

Existen notables variaciones en el temperamento humano y fluctuaciones inevitables en el nivel de autoestima, así como las hay en todos los estados psicológicos; el niño no escapa a ello.

En algunos casos de temperamento difícil pueden existir dificultades para el desarrollo de una alta autoestima. Algunos niños reaccionan de manera exagerada a las situaciones, sienten poco placer en lo que hacen y con frecuencia son excesivos en sus demandas. Estos niños pueden dejar en los adultos cercanos una sensación de desesperanza, frustración e irritación.

Sin embargo, los niños difíciles no son inaccesibles, sino que requieren de un estilo distinto de parentalidad, para así evitar la angustia de los padres, que puede dar al traste con el proceso de formación de su autoestima.

Aunque la consecución de la autoestima no es el resultado matemático de la interacción del niño con sus padres, se pueden formular algunas orientaciones que ayuden a estos últimos a crear un ambiente favorable para la formación de esta:

  • Evitar ridiculizar o humillar al hijo.
  • Darles verdadera importancia y valor a los pensamientos y sentimientos que los niños manifiestan.
  • Educar al niño con un referente normativo sin confusiones, contradicciones, ni elementos opresivos.
  • Evitar culpar, avergonzar y atemorizar al niño.
  • Respetar los derechos infantiles y, por otro lado, ser garante del cumplimiento de los deberes de los niños.

El buen trato y la formación de la autoestima

Los expertos definen el buen trato como una manera de ser y actuar basada en el profundo respeto hacia la dignidad de los otros, que se expresa en el contacto y el cariño que promueven un sentimiento mutuo de respeto y valoración.

Claves del buentrato

  • Reconocimiento: es darse cuenta de que el otro existe.
  • Empatía: ponerse en el lugar de las otras personas.
  • Negociación: capacidad de resolver conflictos sin vencedores ni vencidos.
  • Interacción armónica: uso adecuado de las jerarquías.

Una vez que el nacimiento ocurre, la interacción temprana madre-hijo, bajo la égida protectora del padre, produce como resultado la vinculación afectiva más fuerte que el ser humano logra en su vida y que se convertirá en un apoyo fundamental para todas las acciones posteriores tendientes a su adecuado crecimiento y desarrollo.

En esta temprana edad también tienen particular importancia el arrullo y las caricias que los padres le brindan al bebé, pues se constituyen en elementos fundamentales para la confianza básica del niño, que lo llevan al crecimiento y la maduración, gracias a los adultos significativos que lo rodean, lo aman y lo protegen. Este será el embrión inicial en la formación de la autoestima en el niño.

Una vez finalizado el primer año de vida, se inicia, por parte de los padres y adultos significativos, la incorporación del niño a la cultura, mediante la instauración gradual y progresiva de un referente normativo que contiene todas aquellas conductas que, de acuerdo con la tradición cultural y ética, son deseables que el niño desarrolle, señalando, a su vez, aquellas que son inapropiadas o indeseables dentro del funcionamiento social al que este se irá incorporando gradual y progresivamente.

Es, en esta época, cuando la instauración de una adecuada disciplina, especialmente a partir de la edad preescolar, ojalá sin confusiones, contradicciones, ni elementos opresivos, adquiere una importancia determinante. Esta disciplina debe trabajarse con el niño en un proceso interactivo y dialógico, en el que la capacidad de escucha y serena firmeza sean elementos fundamentales del proceso. Es importante señalar que, en las necesarias confrontaciones a las que se llegará cuando se reprochen algunos comportamientos que el niño asuma, no debe tener cabida el castigo físico como elemento relacional con el niño en su proceso de crianza.

Está exhaustivamente demostrado que el castigo físico vulnera en gran medida la autoestima y, si bien es posible que moldee a la fuerza el comportamiento del niño, no permite en este la formación de una sana autocrítica que se constituya en baluarte de su comportamiento futuro. Existen otras formas no violentas que permiten comunicarle al niño nuestro desacuerdo con su comportamiento, sin humillarlo ni generar resentimiento en él.

Queda claro entonces que, en el proceso de la formación de una buena autoestima, el buen trato es un elemento fundamental, que implica la exclusión no solo de actitudes agresivas hacia el niño, sino también de la violencia sutil que, aunque menos dramática en sus manifestaciones y más insidiosa en sus efectos, lacera y puede llegar a limitar en él las potencialidades de su propio desarrollo.

El buen trato debe implicar también la ausencia de actitudes sobreprotectoras hacia el niño, que generan en él sentimientos de minusvalía y dependencia que van a dificultar la formación de una buena autoestima. De igual manera, es necesario evitar las actitudes sobreexigentes por parte de los padres o maestros que pueden también afectar negativamente el nivel de autoestima de los niños.

Se espera que estas reflexiones promuevan en el ambiente familiar y escolar actitudes favorables hacia la adquisición de una alta autoestima en el niño, como herramienta fundamental para un ejercicio vital gratificante, tanto en lo personal como en lo social, para lo cual es necesario tener muy en cuenta la afirmación de Aristóteles de hace más de veinte siglos: “La felicidad consiste en estar satisfecho consigo mismo”.

Por: Juan Fernando Gómez Ramírez
Pediatra puericultor