Editorial – El respeto

El respeto

Este importante valor humano tiene en general múltiples acepciones: acatamiento, consideración, atención, miramiento.

El respeto es la apreciación del valor que, por el solo hecho de ser personas tenemos todos los seres humanos, independiente de sus títulos, su dinero o su poder.

El verdadero respeto acepta la diversidad y la diferencia. Hace más sencilla la convivencia entre las personas.

El respeto no sólo abarca a las personas sino también muchas cosas que hacen parte del bien común: como los árboles, las plantas, los monumentos, las bibliotecas, los espacios públicos etc… porque nos pertenecen a todos.

Elementos que se incluyen dentro del concepto de respeto

La tolerancia: se refiere al hecho de que las personas que no piensan como uno merecen ser escuchadas. Va mucho mas allá “aguantarnos” lo que no nos gusta. Es un verdadero respeto activo.

La solidaridad: entendida como la primacía del nosotros sobre el yo y la preeminencia de lo colectivo
“Para poder ser, he de ser otro, salir de mí, buscarme entre los otros”. Octavio Paz

La justicia: la persona respetuosa es justa, porque sabe que sus derechos terminan donde empiezan los de los demás.

El respeto es el sentimiento que lleva a reconocer los derechos y la dignidad del otro. Estos valores se fundamentan en la dignidad de la persona.

Hay que valorar también el respeto a la naturaleza, el mundo que nos rodea, los animales y las plantas.

Los modelos a seguir son absolutamente necesarios en este proceso.
Por el hecho de ser personas siempre seremos más importantes que cualquier otra cosa.

“Es el título de humanos el que nos iguala a todos en dignidad” Bernabé Tierno