Editorial – El niño es pasado, presente y futuro

Es mucho lo que se habla y se escribe de los niños como futuro de los pueblos y de la humanidad, del niño como proyecto de adulto, pero muy poco de los niños como seres humanos con un presente y con un pasado.

Se conoce que el niño es depositario de una herencia genética, personal, familiar, social, económica y cultural; condensación actual de su pasado y el de sus antecesores en la escala genealógica y sociocultural; recapitulación de una historia personal y colectiva; en resumen, que es la personificación de su pasado.

A la vez, es necesario insistir en el niño como presente, ¡aquí y ahora!, como ser humano en proceso de crecimiento  y desarrollo, que vive y construye su propia vida con todas la vicisitudes de la existencia; es decir, el niño es presente, con unas características propias, en una etapa específica de su ciclo vital y en un entorno familiar y social concreto.

Este niño pasado, presente y futuro, este niño con unas características personales y socioculturales muy propias, con una historia ya construida, con otra que está construyendo y otra más pendiente de construir, es sobre el cual se propone la reflexión y sobre todo la acción derivada de esta al plantear la pregunta ¿quién es el niño?

Gabriel Álvaro Posada Díaz

Pediatra puericultor