Dejar los pañales: un reto que requiere paciencia

principal
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

El padre desesperado porque su hijo aún no usaba el baño fue a consultar al gran sabio de la montaña azul. Después de mucho andar con los pies congelados y ya sin aliento escuchó las palabras sencillas del maestro: “es necesario que aprendas a estar presente en la vida de tu hijo. No es importante la teoría, sino dejarte guiar por el pequeño; él poco a poco te irá dando señales de cuándo y cómo hacerlo. Cultiva el conocimiento de tus propios sentimientos, sé auténtico en la relación con tu hijo, que solo es esa, una relación única en el universo. Sé un padre real y no un experto en educación. Equivócate y vuelve a empezar. Ponte a disposición de tu hijo cuando te necesite y así encontrarás la respuesta… Ve”.

En el proceso de acompañamiento a los hijos existen para los padres algunos retos y desafíos. Lograr que el pequeño use el baño es uno de ellos. Este reto amerita paciencia, conocimiento, perseverancia, deseo de acompañar, lúdica y magia, tanto de los padres como del mismo niño. Muchos padres se sienten frustrados si su hijo no logra esta tarea. Es necesario recordar que el control del esfínter de la vejiga y del recto exige que las estructuras cerebrales, emocionales y físicas del niño estén listas para ello.

box1-ninDurante los dos primeros años de vida el niño no ha adquirido control de su esfínter anal ni vesical, es decir, que defeca y orina sin tener control sobre ello. No obstante, hacia los 14 a 18 meses observa a sus padres en estas funciones, así que aprende nombres que las designan, tales como pipí o popó. Muchos niños hacia los 16 meses avisan cuando han defecado u orinado.

La maduración del cerebro y cuerpo del niño, acompañada de un buen aprendizaje, es lo que permite que, después de los 2 años, este empiece a usar el baño hasta hacerlo por su cuenta, lo cual es un aprendizaje de lo más difícil y exige coordinación de su cerebro con su cuerpo y con la vejiga y el recto.

Para enseñarle al hijo a usar el baño se debe recordar que antes de los 2 años no es aconsejable hacerlo. Cuando el intento de aprendizaje se da de manera temprana, el niño no aprende y los padres se frustran, llegando incluso muchas veces a usar malos tratos en su afán de conseguirlo.

El niño aprende imitando modelos. Es muy conveniente que él observe a sus padres usando el baño. Así sabrá que el baño tiene un significado. Antes de los 2 años se le puede conseguir una bacinilla para que pueda verla en el baño y sepa que le pertenece. Cuando se inicia la educación para el baño, los padres deben prepararse y saber que este es un proceso lento que requiere de mucha paciencia y sabiduría.

Muchos niños sienten miedo a sentarse en el sanitario por tener la sensación de que caerán en él y de que los succionará, por lo cual, nunca se debe descargar el sanitario cuando el niño se encuentre sentado. Es conveniente poner una ‘sobretapa’ que le permita comodidad al niño. Es útil también poner láminas de dibujos o personajes de la literatura infantil que al niño le agraden en las paredes, pues esto le da una dimensión más relajada al baño.

Para que el niño inicie la educación sobre el uso del baño, al comienzo se debe usar una bacinilla, en la cual, inicialmente, puede sentarlo vestido mientras el cuidador lo hace en la taza del sanitario; además, puede leerle un cuento, cantarle una canción y divertirse un poco. De igual forma, puede conseguir una bacinilla de juguete para poner un osito o el juguete favorito del niño y explicarle al osito o al juguete de qué se trata ese asunto, lo que posibilita un aprendizaje divertido y más eficaz.

Al cabo de unos días puede sentarlo antes de bañarlo, desnudo, sin darle demasiada importancia al hecho de que no orine o defeque en ese momento. Puede, además, llevar al niño al baño mientras vacía el pañal sucio en la bacinilla para que aprenda.

Después de haberlo sentado sin pañales durante unos días en la bacinilla, siempre jugando y jamás por la fuerza, ni con amenazas, puede dejar al niño en libertad de que use la bacinilla cuando él quiera. Cuando lo logre debe permitirle que mire lo que hizo. Esto le dará orgullo y le reforzará para seguir haciéndolo. Puede felicitarlo y estimularlo. Si lo hace otro día en los pantalones o fuera de la taza no debe avergonzarlo ni sancionarlo, pues se debe recordar que este es un proceso de maduración de muchas funciones del niño.

Si el niño no está listo o no desea hacerlo puede volver a ponerle el pañal y decirle frases tranquilas y esperanzadoras como: “lo haremos en unos días, no hay prisa”. No se le debe hacer sentir culpable, sucio o fracasado. Se dejarán pasar algunas semanas hasta cuando su cerebro, su cuerpo y su estado anímico estén listos para volver a empezar.

secundaria-ninEl hecho de que el niño haya aprendido a orinar en el baño y siga orinando durante la noche en la cama es una preocupación de muchos padres. El niño puede orinarse durante la noche hasta los 6 años. A partir de esta edad, si persiste esta conducta, es bueno llevar al pequeño a consulta con un profesional.

Es necesario que los padres sepan que cuando el niño se orina en la cama no lo hace porque es perezoso o lo hace a propósito. No se le debe ridiculizar ni avergonzarlo. Se le debe entender y buscar ayuda a sabiendas de que hay algo que puede hacerse.

 

Recomendaciones

  • No le enseñe a su hijo a usar el baño si todavía no está listo.
  • Entren al baño con él desde el segundo año para que los vea usar el sanitario.
  • Fomenten el juego con la bacinilla. Pónganla en el baño junto a ustedes.
  • Usen cuentos o cantos mientras entrenan a su hijo en la bacinilla.
  • Usen el muñeco preferido de su hijo como ayuda para entrenarlo.
  • Pónganle ropa cómoda para que el niño pueda bajar sus pantalones y usar el baño.
  • No lo avergüencen ni lo castiguen cuando no logre usar el baño.
  • Si su hijo no está listo todavía, pónganle de nuevo los pañales e inténtenlo nuevamente algunas semanas después cuando su cuerpo y su cerebro lo estén.

Y… ¡adiós pañales!

Por: Carmen Escallón Góngora
Pediatra puericultora y terapeuta de familia

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×