Darle el pecho a su bebé: el comienzo

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Los preparativos para el nacimiento de su bebé son momentos emocionantes y de mucha actividad. Una de las decisiones más importantes que deberá tomar, será cómo alimentarlo.

Si decide darle el pecho, le estará ofreciendo a su bebé el mejor comienzo posible. La lactancia materna le trae a madre e hijo un sinnúmero de beneficios. Además, es una tradición de orgullo en muchas culturas.

Los siguientes son pasajes del folleto Darle el pecho a su bebé: respuestas a preguntas frecuentes publicado por la Academia Americana de Pediatría (AAP, por su sigla en inglés):

Beneficios de la lactancia materna

En general, cuanto más tiempo amamante a su bebé, mayores y más duraderos serán los beneficios para usted y el niño.

¿Por qué la lactancia es tan buena para mi bebé?

La lactancia materna es beneficiosa para su bebé por las siguientes razones:

  1. Brinda calidez y cercanía. El contacto físico ayuda a crear un lazo de unión muy especial entre usted y su bebé.
  2. La leche humana tiene muchos beneficios:
  • Su bebé la digiere con más facilidad.
  • No necesita preparación.
  • Siempre está disponible.
  • Tiene todos los nutrientes, calorías y líquidos que su bebé necesita para estar sano.
  • Contiene factores de crecimiento que garantizan el mejor desarrollo de los órganos de su bebé.
  • Contiene muchas sustancias que no están presentes en la leche de fórmula y que protegen a su bebé de una variedad de enfermedades e infecciones. De hecho, los bebés que son alimentados con leche materna son menos propensos a tener:
  • Infecciones de oído.
  • Neumonía, sibilancias y bronquiolitis.
  • Otras infecciones bacterianas y virales como la meningitis.

Las investigaciones también sugieren que la lactancia materna ayuda a proteger al bebé contra la obesidad, la diabetes, el síndrome de muerte súbita del lactante (o muerte de cuna) y ciertos cánceres.

secundaria-pecho-bebe¿Por qué la lactancia materna es buena para mí?

La lactancia materna es buena para su salud porque le ayuda a:

  • Liberar hormonas en su cuerpo que fomentan una conducta maternal.
  • Recuperar más rápidamente el tamaño que su útero tenía antes del embarazo.
  • Quemar más calorías, lo que ayuda a perder el peso que ganó durante el embarazo.
  • Retrasar el retorno de su período menstrual, ayudando así a su cuerpo a conservar el hierro.
  • Reducir el riesgo de cáncer de ovario o de seno.
  • Mantener los huesos fuertes, lo que la protegerá contra fracturas al envejecer.

¿Cómo funciona la lactancia materna?

Cuando usted queda embarazada, su cuerpo comienza a prepararse para la lactancia. Sus senos o mamas aumentan de tamaño y después del cuarto o quinto mes de embarazo su cuerpo será capaz de producir leche.

¿Qué es el calostro?

El calostro es la primera leche que su cuerpo produce. Es espesa, con una coloración entre amarilla y naranja. Contiene todos los nutrientes que su recién nacido necesita, así como muchas sustancias que lo protegen contra enfermedades infecciosas. Esta leche temprana, aunque parece ser escasa, es muy importante para la salud del recién nacido. En su primer día el bebé necesita menos de unas dos cucharadas por toma de calostro y en el segundo día unas dos cucharadas por toma.

¿Qué diferencia hay entre la bajada de la leche y la eyección de la leche?

La bajada de la leche y la eyección de la leche son dos cosas diferentes, pero igual de importantes:

  • La leche baja de 2 a 5 días después de que nace su bebé. Aquí es cuando el calostro aumentará rápidamente el volumen y se torna en una leche de transición de color blanquecino. Estos son algunos signos de que su leche está bajando:
  • Pechos congestionados y sensibles.
  • Goteo de leche.
  • Ver leche alrededor de la boca de su bebé.
  • Oír a su bebé tragar cuando lo amamanta.

La leche materna cambia diariamente y se ajusta a las necesidades de su bebé por todo el tiempo que usted decida amamantarlo. No se preocupe por la apariencia de la leche, ya que su color y cremosidad pueden cambiar día a día.

  • La eyección es el reflejo que origina el flujo de leche desde la parte posterior de la mama hacia el pezón. Esto ocurre cada vez que el bebé succiona. Este reflejo se desencadena cuando la madre está relajada y el bebé se agarra adecuadamente al pezón. La eyección también puede ocurrir entre tomas como, por ejemplo, cuando las mamas se encuentran cargadas de leche o cuando escucha el llanto de su bebé.

Las primeras veces que usted amamante a su hijo, el reflejo de eyección tardará unos pocos minutos en producirse. Después se dará más rápido, usualmente en el transcurso de unos pocos segundos. La eyección de la leche se da en ambas mamas a la vez y puede ocurrir varias veces durante cada toma. Los signos de eyección son diferentes en cada mujer. Algunas no tienen ningún tipo de sensación, aun cuando la lactancia vaya por buen camino. Otras mujeres experimentan lo siguiente:

  • Cólicos en el útero. Estos pueden ser fuertes por los primeros días luego del parto, pero suelen desaparecer una vez que la lactancia materna se ha establecido adecuadamente.
  • Un breve hormigueo, cosquilleo o hasta dolor leve en el seno.
  • Una sensación súbita de mayor peso en los senos.
  • Goteo en el seno que no está dando de lactar.
  • El bebé deglute más leche o traga saliva al ser alimentado.

¿Qué es demasiada oferta?

Cuanta más leche tome el bebé de su pecho, más leche producirá usted. A esto se le conoce como demanda y oferta porque cuanta más leche demande su bebé, mayor será el suministro de esta. Muchas mujeres con senos pequeños temen que no producirán una cantidad suficiente de leche; sin embargo, gracias a la demanda y oferta, no existe relación a 1lguna entre el tamaño de los senos de una mujer y la cantidad de leche que produce.

El comienzo de la lactancia

Al nacer, los bebés suelen estar muy alertas y listos para encontrar el pecho materno. Cuanto más relajada y confiada se encuentre usted, más rápido fluirá la leche de su pecho hacia su hijo. Ponerse cómoda le ayudará a usted y a su bebé a lograr un mejor agarre.

¿Cuán pronto podré dar de lactar?

Usted puede y debe comenzar a amamantar a su bebé en el lapso de la primera hora de haber nacido, si tanto usted como el niño están físicamente aptos para ello. Después del parto deben colocarle al bebé sobre su pecho o vientre, en contacto con su piel. El olor y el sabor temprano de su leche le ayudará al bebé a aprender a mamar. Si su be2bé está sano, lo único que necesitará en esta etapa es su leche. Otros líquidos como el agua azucarada y las leches de fórmula tan solo harán que disminuyan los beneficios que el bebé recibe de una lactancia temprana. Procure estar con su bebé el mayor tiempo posible. Se ha demostrado que cuando la madre permanece de día y de noche en el mismo cuarto del hospital con su bebé, la lactancia materna tiene mejor comienzo y se mantiene por más tiempo.

¿Cuáles son las diferentes posiciones para dar de lactar?

3Tómese su tiempo para acomodarse. No sienta pena de pedir ayuda durante las primeras tomas. Es posible que tenga algunos intentos fallidos, pero, con un poquito de paciencia, usted y su bebé lograrán su cometido. Las siguientes son tres posiciones para dar de lactar:

Posición de cuna: esta es la posición tradicional para dar de lactar. Sostenga con firmeza la espalda y las nalgas del bebé. Cuando lo amamante de esta manera, asegúrese de que todo el cuerpo del bebé esté de frente a usted y no hacia el pecho.

  1. Posición de rugby: esta posición puede ser cómoda si u4sted ha dado a luz por cesárea, ya que impide que el peso del bebé repose sobre la cicatriz de la operación.
  2. Reclinada: el alimentar acostada le permitirá relajarse, lo que es conveniente si ha tenido un parto por cesárea o está muy cansada.5

¿Cómo puedo ponerme cómoda mientras doy de lactar?

Unos pocos y sencillos consejos le ayudarán a estar cómoda y relajada:

  • Siéntese en una silla cómoda, con buen respaldo y soporte de brazos.
  • Acuéstese en la cama de costado, con el bebé de frente a usted. Coloque almohadas de soporte en su espalda y cuello.
  • Tome respiraciones profundas, e imagínese un lugar sereno.
  • Escuche música suave mientras toma sorbitos de alguna bebida saludable.
  • Aplique calor húmedo (como una toallita húmeda y caliente) sobre la mama, varios minutos antes de cada toma.
  • Si hay demasiada actividad en su hogar, busque un espacio tranquilo donde no la interrumpan mientras amanta el bebé.6
  • Si su parto fue por cesárea, utilice más almohadas para colocar a su bebé en la posición correcta.
  • Ensaye distintas posiciones para amamantarlo.

 

 

 

*La PARTE 2 continuará en la revista Crianza & Salud Año 16 – número 5.

No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra podría recomendar con base en los hechos y circunstancias individuales.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×