Cuando la anemia ataca

Si su niño vive cansado, pálido, irritable, come tierra o plastilina, puede sufrir de anemia. Conviene identificar las causas para elegir el tratamiento adecuado. La alimentación es clave. Recomendaciones para los padres. 

American Academy of Pediatrics

La anemia es una condición que también afecta a los niños. Puede ocasionarles mal humor, cansancio y debilidad. Aunque estos síntomas puedan causarle preocu- pación, la mayoría de los casos de anemia se tratan fácilmente. Aquí se describen los diferentes tipos de anemia y sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una condición que se da cuando no hay el número suficiente de glóbulos rojos o he- moglobina para transportar el oxígeno a las otras células del cuerpo. Las células del cuerpo requie- ren oxígeno para sobrevivir. Su niño puede sufrir de anemia si:

  • Su cuerpo no produce el número suficiente de glóbulos rojos.
  • Su cuerpo destruye o pierde (por medio de sangrado) un gran número de glóbulos rojos.
  • No hay una suficiente cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos. La hemoglobina es un pigmento especial que hace posible que los glóbulos rojos transporten oxígeno a todas las células del cuerpo y que también transporten de regreso el desperdicio (dióxido de carbono).

Tipos

La anemia por falta de hierro es la más común en los niños. Es causada por el déficit de este mineral en su dieta. El cuerpo necesita hierro y nutrientes para producir hemoglobina en los glóbulos rojos. Con frecuencia, los bebés reciben leche de vaca a una temprana edad (menores de un año) y desarrollan anemia porque tiene muy poco hierro. Además, es difícil para un bebé digerir la leche de vaca, la cual puede irritar los intestinos y causar un sangrado leve. Este sangrado reduce el número de glóbulos rojos y ocasionar en anemia.

De igual forma, la carencia de ácido fólico puede resultar en anemia. Es más frecuente en los niños que se alimentan con leche de cabra. La falta de vitamina B12, vitamina E o cobre, también pueden ser causa de anemia.

La pérdida de sangre también puede causar anemia, ya sea por enfermedad o por una herida. Pocos son los casos en donde la sangre no coagula bien. Esto puede causar que un bebé recién nacido tenga una hemorragia excesiva por causa de una circuncisión o herida leve. Debido a que los bebés usualmente carecen de vitamina K, la cual ayuda en la coagulación de la sangre, estos usualmente reciben una inyección de vitamina K inmediatamente nacen.

La anemia hemolítica ocurre cuando los glóbulos rojos se destruyen fácilmente. La anemia drepanocítica (conocida en inglés como sickle cell anemia) una anemia hemolítica muy severa, es más común en niños de descendencia africana. La anemia drepanocítica se produce por una hemoglobina anormal. Los niños que padecen de esta, pueden sufrir varias ‘crisis’ o períodos de fuertes dolores que requieren hospitalización. Por su parte, la talasemia, otra anemia hemolítica, es más común en niños de descendencia mediterránea o de la región este de Asia. Si usted tiene un historial de anemia drepanocítica o talasemia en su familia, asegúrese de avisarle a su pediatra para que su niño sea examinado.

Señales y síntomas

  • La anemia causa las siguientes señales y síntomas:
  • Piel pálida, grisácea o ‘ceniza’ (la cubierta interna de los párpados y las uñas pueden verse menos rosa de lo normal).
  • Irritabilidad.
  • Leve debilidad.
  • Cansancio fácil.

Los niños que sufren de anemia más grave pueden tener las siguientes señales y síntomas:

  • Dificultad respiratoria.
  • Un ritmo cardíaco más rápido.
  • Hinchazón de manos y pies.

Un recién nacido con anemia hemolítica puede sufrir de ictericia (ponerse amarillo). Sin embargo, muchos recién nacidos padecen de ictericia y no tienen anemia.

Los niños que carecen de hierro en sus dietas pueden ingerir cosas fuera de lo común, tal como hielo, tierra
y plastilina. A este comportamiento se le denomina ‘pica’. Usualmente desaparece conforme se trate la anemia. Si su niño demuestra alguno de estos síntomas o señales, comuníquese con su pediatra. En la mayoría de los casos, una simple prueba de sangre puede diagnosticar la anemia.

Tratamiento

Debido a que hay tantos diferentes tipos de anemia, es muy importante identificar la causa. No intente tratar a su niño con vitaminas, hierro u otra nutrición o medicamento sin receta, a menos que lo recomiende su pediatra. Estos tratamientos pueden ocultar la verdadera causa del problema.

Si tiene anemia debido a la falta de hierro, su niño recibirá un medicamento con hierro. Para bebés, este medicamento está disponible en forma de gotas. Para niños, está disponible en líquido o tabletas. Su pediatra determinará por cuánto tiempo su niño tendrá que tomarlo, al hacerle exámenes de sangre periódicamente.

Los medicamentos con hierro son extremadamente tóxicos si se toman más de lo necesario. Tenga este y todo tipo de medicamentos fuera de su alcance.

A continuación, unos consejos acerca del medicamento con hierro:

  • No tome hierro con leche, esta impide su absorción.
  • El hierro en forma de líquido,puede darle un color gris-negro a su dentadura. Se sugiere que le lave los dientes después de cada dosis.
  • El hierro puede causar que las de- posiciones sean de un color oscuro negruzco. No se alarme.

Cómo prevenir la anemia

La anemia por falta de hierro y los otros tipos de anemia su pueden prevenir fácilmente. Asegúrese de que su niño tenga una dieta bien balanceada al seguir las siguientes sugerencias:

  • No le dé leche de vaca a su bebé hasta que tenga más de un año de edad.
  • Si usted le da de lactar a su niño, utilice alimentos con hierro adicional cuando empiece a darle alimentos sólidos, el niño recibirá una cantidad suficiente de hierro al amamantar. Sin embargo, dándole de comer alimentos sólidos con poco hierro bajará la cantidad de hierro que recibe de la leche materna.
  • Si usted alimenta a su bebé a base de leche de fórmula, utilice una que contenga hierro adicional.
  • Asegúrese de que sus niños mayores tengan una dieta bien balanceada con alimentos que contengan hierro. Muchos granos y cereales contienen hierro adicional (lea las etiquetas). Otras buenas fuentes de hierro incluyen la yema del huevo, carne roja, papas, tomates, melaza y pasas. Además, para aumentar el hierro en la dieta de su familia, utilice jugos con pulpa de frutas y cocine las papas con la piel.
  • Con el tratamiento adecuado, la anemia de su niño deberá mejorar rápidamente.
  • Asegúrese de comunicarse con su pediatra si piensa que su niño sufre de anemia.

©No deberá usarse la información contenida en esta publicación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podrá haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra podría recomendar, con base en los hechos y circunstancias individuales.