Crianza adultocéntrica represiva

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

La crianza adultocéntrica represiva tiene como elemento fundamental la represión. Su teoría o paradigma es el control absoluto para que los niños y adolescentes, sin reconocimiento como titulares de derechos: hagan, alcancen, esperen, necesiten, sientan, les guste y sean aquello que los adultos cuidadores les imponen, lo que constituye moldeamiento.

En este orden de ideas, según el psicoanalista Guillermo Carvajal, el resultado que se espera es este modelo de crianza en un ser humano sometido (sumiso y obediente ciego); aceptador de jerarquías y de clases sociales, creyente acrítico de lo que se le enseña; aceptador del origen divino de los gobernantes; aceptador de los principios impuestos; con escasa crítica y creatividad para el cambio; convencido de la inferioridad de niños, niñas y mujeres; acomodado y feliz con el orden establecido.

Sobre el método utilizado en este modelo de crianza, se puede afirmar que los adultos represivos controlan todo en exceso, frustran permanentemente y sin medida, establecen una relación autoritaria con los niños y adolescentes, castigan y no corrigen, así confundan estos términos.

George Lakoff, investigador estadounidense de lingüística cognitiva, sostiene que en la familia con crianza adultocéntrica represiva (autoritaria) la función del padre es proteger y sostener la familia por lo cual los hijos le deben respeto y obediencia ciega (sumisión).

Según Lakoff, el deber moral del padre es enseñar a sus hijos la distinción entre el bien y el mal, mediante el castigo cuando se portan mal. En este contexto se acepta que se requiere el control autoritario y estricto de los cuidadores en la niñez para desarrollar el autocontrol que los adultos necesitan para tener éxito.

La prácticas de crianza de este modelo son autoritarias, con uso frecuente del castigo físico cuando el uso de la frustración permanente y el control excesivo no funcionan para la satisfacción de los adultos cuidadores.

De acuerdo con el psiquiatra chileno Jorge Barudy, el modelo de crianza represivo se caracteriza porque los cuidadores adultos toman todas las decisiones y hay obsesión de estos adultos por el control externo. Así, los niños y adolescentes son desvalorizados y hay una notoria ausencia de reconocimiento por el buen comportamiento.  En este mundo hay un orden sin libertad que se puede resumir en: “lo harás porque yo lo digo”.

Juan Fernando Gómez Ramírez
Álvaro Posada Díaz
Humberto Ramírez Gómez
Pediatras puericultores

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×