Como hablar con su hijo pequeño acerca del sexo

Hablar de sexo con su hijo

American Academy of Pediatrics

Como padre, usted sabe lo que le espera: ese momento temido cuando su niño o niña, adorable o inocente, de repente lo ve a la cara y le pregunta: “¿de dónde vienen los bebés?”.

El aprender sobre el sexo comienza en cuanto el niño es capaz de ver, oír y sentir el mundo a su alrededor. La sexualidad es parte de la vida de cada persona, independientemente de la edad que tenga. Conforme su hijo crezca y se desarrolle, podría reírse con sus amigos sobre las “partes privadas” o contarse chistes sobre el sexo y buscar palabras que son tabú. Su curiosidad es natural y los niños de todas las edades tienen preguntas. Cuando esté listo para preguntarle, usted, como padre o madre, deberá estar listo para contestarle.

Hablar sobre el sexo y la sexualidad le da una oportunidad para comunicarle sus valores y actitudes a su niño. A veces, el tema o las preguntas podrían ser embarazosas, pero el pequeño necesita saber que siempre habrá una persona confiable y honesta a quien puede hacerle preguntas: usted.

El mejor maestro

Su hijo aprenderá muchas cosas sobre el mundo por medio de sus amigos, las películas, la televisión, la música, la internet, e incluso los anuncios. Cuando se trata de algo tan importante como la sexualidad, nada puede reemplazar la influencia de un padre. La mejor persona por medio de la cual su niño podrá aprender sobre las relaciones, el amor, el compromiso y el respeto es usted.

Cuando el pequeño se sienta amado y respetado por usted tendrá más probabilidades de buscarlo para obtener respuestas y orientación. Darle consejo a su hijo y enseñarle a tomar decisiones inteligentes es uno de sus trabajos más importantes como padre o madre.

¿Dónde comenzar?

Cada día usted tendrá múltiples oportunidades de enseñarle acerca de asuntos relacionados con el sexo. A eso se le llama momentos de enseñanza. Por ejemplo, hablar sobre las partes del cuerpo a la hora de bañarse será mucho más efectivo que hacerlo durante la cena. Un embarazo o un parto en la familia ofrecen la oportunidad para conversar sobre cómo son concebidos los bebés y cómo nacen. Ver la televisión con su niño también podría ser un buen momento para dialogar en torno a asuntos de sexualidad.

Los momentos de enseñanza pueden ocurrir en cualquier lugar: al ir de compras, viendo una película o incluso en el parque. Tome ventaja de dichos momentos cuando ocurran. No tendrá que dar un discurso. Primero, conozca lo que ya sabe su niño. Deje que
él sea quien dirija el tema por medio de sus preguntas. Algunos podrían no plantear interrogantes si piensan que su padre o madre no se siente bien hablando sobre ello. Otros podrían ponerlos a prueba haciéndoles preguntas embarazosas. Exprésese abiertamente y hágale saber que puede hablar sobre todo.

Cuando su niño comience a hacer preguntas, lo siguiente podría hacer- le menos difícil la situación a ambos:

  • No se ría, incluso si la pregunta es graciosa. El niño no deberá sentir- se avergonzado de su curiosidad.
  • Trate de no parecer muy apenado o serio acerca del asunto.
  • Hable con brevedad. No dé explicaciones largas. Conteste en términos sencillos. Los niños de 4 años de edad no necesitan saber detalles del coito.
  • Sea honesto. Use los nombres apropiados para todas las partes del cuerpo.
  • Vea si su niño necesita aprender más. Después de dar sus respuestas, haga preguntas tales como: “¿contesta eso tu pregunta?”.
  • Esté atento a las respuestas y reacciones del pequeño.
  • Esté preparado para repetir lo que haya dicho. 

Si no se siente confortable al hablar sobre el sexo o al contestar ciertas preguntas, también sea honesto acerca de eso. Considere hacerle preguntas a un pariente, un amigo íntimo de la familia o al pediatra para que le ayuden a hablar con su hijo.

Preguntas, preguntas, preguntas

Las preguntas que haga y las respuestas apropiadas a dar dependerán de la edad y capacidad de comprensión del niño. He aquí algunas de las preguntas que podría hacer y lo que deberá saber en cada etapa:

En edad preescolar

  • “¿Cómo entré a tu vientre?”
  • “¿Dónde estaba yo antes de estar en tu vientre?”›› “¿Cómo salí de ahí?”
  • “¿De dónde vienen los bebés?”
  • “¿Por qué no tienen pene las niñas”?

De los 18meses a los 3 años de edad los niños comenzarán a aprender cosas de su propio cuerpo. Es importante que le enseñe los nombres apropiados. Inventarle nombres a dichas partes podría dar la idea de que los apropiados tienen algo malo. Además enséñele cuáles partes son privadas (las que están cubiertas por un traje de baño).

De los 4 a los 5 años de edad podría comenzar a mostrar interés en la sexualidad básica, tanto en la suya como en la del sexo opuesto. Posiblemente preguntará de dónde vienen los bebés. También podría desear saber por qué los cuerpos de los niños y las niñas son diferentes , y empezar a tocarse. Tocarse los genitales propios y mostrar interés en los de otros niños. Esas no son actividades sexuales adultas, sino signos de interés normal. Sin embargo, el pequeño necesita saber lo que está bien y lo que no. Establecer límites a la exploración es un asunto familiar. Es posible que decida enseñarle lo siguiente:

  • El interés en los órganos genitales es sano y natural.
  • Estar desnudo o hacer juegos sexuales en público no está bien.
  • Ninguna otra persona, incluso los amigos y parientes cercanos, podrá tocar sus “partes privadas”. Solamente los médicos y las enfermeras podrán hacerlo durante los exámenes físicos y los padres cuando traten de encontrar la causa de un dolor en el área genital.

Conforme su niño llegue a la edad escolar, necesitará saber lo siguiente:

  • Los nombres apropiados de las partes del cuerpo.
  • Las funciones de cada una.
  • Las diferencias físicas entre los niños y las niñas.

Niños de edad escolar

  • “¿Qué edad deben tener las niñas para poder tener un bebé?”
  • “¿Porqué tienen erecciones los niños?”
  • “¿Qué es el período?”
  • “¿Cómo tienen relaciones sexuales las personas?”
  • “¿Por qué a algunos hombres le gustan otros hombres?”

De los 5 a los 7 años de edad el niño está aprendiendo muchas cosas sobre la manera como la gente se relaciona una con otra. Podría interesarse en lo que sucede entre los adultos a nivel sexual. Sus preguntas podrían hacerse más complejas conforme trate de comprender la conexión entre la sexualidad y tener bebés. Es posible que tenga sus propias explicaciones sobre la manera en que funciona el cuerpo o del lugar de donde vienen los bebés. También podría hacerles preguntas a sus amigos para obtener respuesta.

Es importante ayudarle a que comprenda la sexualidad de una manera sana. Las lecciones y los valores que aprenda a esa edad serán de por vida. Lo alentarán a que tenga relaciones significativas cuando sea un adulto.

De los 8 a los 9 años de edad es probable que su niño ya haya desarrollado una idea de lo que está bien y está mal. Será capaz de comprender que el sexo es algo que pasa entre dos personas que se aman. Podría comenzar a interesarse sobre la manera como su papá y su mamá se conocieron y se enamoraron. Conforme surjan las preguntas sobre el romance, el amor y el matrimonio, también es posible que interrogue sobre las relaciones homosexuales. Aproveche esa ocasión para expresarle lo que piensa su familia acerca de la homosexualidad. Explíquele que el hecho de que a alguien le agrade una persona o que la ame no depende del sexo de ella y que esto es diferente a estar atraído sexualmente.

A esa edad, el niño estará pasando por muchos cambios que lo prepararán para la pubertad. Conforme se haga más consciente de su sexualidad, es importante que le hable sobre el hecho de demorar las relaciones sexuales hasta que sea mayor de edad. También deberá contarle a cerca de los métodos anticonceptivos y las enfermedades de transmisión sexual, especialmente el sida. Asegúrese de que comprenda la manera en que se pueden transmitir este tipo de enfermedades y cómo protegerse de estas y del embarazo. Enseñarle a su niño a ser responsable sexualmente será una de las lecciones más importantes de su vida.

Conforme su niño llegue a la pubertad, deberá conocer sobre lo siguiente:

  • Las partes del cuerpo relacionadas con el sexo y las funciones de las mismas.
  • La manera en que se conciben los bebés y cómo nacen.
  • La pubertad y la manera en que cambiará el cuerpo.
  • La menstruación (tanto los varones como las niñas se pueden beneficiar de esta información).
  • Las relaciones sexuales.
  • Los métodos anticonceptivos.
  • Las enfermedades de transmisión sexual y cómo se adquieren, incluyendo el VIH y el sida.]
  • La masturbación.
  • La homosexualidad.
  • Parámetros familiares y personales.

Para más información, visite la página web de la Academia Americana de Pediatría (AAP): www.aap.org, o hable con su pediatra sobre otros folletos de sexualidad. También es recomendable que busque libros.

©No deberá usarse la información contenida en esta publi- cación a manera de sustitución del cuidado médico y consejo de su pediatra. Podría haber variaciones en el tratamiento, las cuales su pediatra podrá recomendar, con base en los hechos y circunstancias individuales.