¿Cómo festejan la Navidad los niños del mundo?

entorno-principal
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Una de las épocas más esperadas del año por todos y, muy especialmente por los niños, es la Navidad. Es un tiempo mágico, lleno de regocijo, celebración, hermandad, y en el que se celebran todo tipo de tradiciones. En Colombia, por ejemplo, los niños aguardan ansiosos la noche del 24 de diciembre para destapar los regalos dejados por el “Niño Dios”, mientras toda la familia comparte y disfruta alrededor de la música, comida y regalos. Eso forma parte de nuestra tradición y celebración, pero se ha preguntado: ¿cómo festejan la Navidad los niños de otras partes del mundo?

En diferentes países alrededor del mundo la celebración de la Navidad está enmarcada por las costumbres, cultura, religión e idiosincrasia de cada región, en la que, por supuesto, los niños tienen un papel muy importante. Conozcamos algunas de estas tradiciones navideñas:

 

Los regalos no son una prioridad en África

 mnieve-entornoLa Navidad, cuya palabra viene del latín nativitas (nacimiento), es una de las festividades más importantes del cristianismo; sin embargo, sus orígenes varían de acuerdo con la festividad y la celebran, además, las religiones católicas, anglicanas, protestantes y algunas ortodoxas. Por ello, en el continente africano la Navidad es festejada por las comunidades cristianas, aunque incluso en algunos de los países de mayoría musulmana, este tiempo es también época para la celebración y se designa como feriado nacional.

Como en la mayoría de las culturas cristianas, la cena de Navidad con amigos y familiares es un ritual festivo clave. No obstante, en África el énfasis está más en la celebración religiosa del nacimiento de Jesús que en la entrega de regalos. Solo aquellos que pueden pagarlos generalmente darán regalos en Navidad. Pero en Malawi, por ejemplo, grupos de niños pequeños van de puerta en puerta para realizar bailes y canciones navideñas acompañados de instrumentos caseros y a cambio reciben un pequeño obsequio monetario.

En cuanto a la comida y tradiciones, en África oriental, por ejemplo, las cabras se compran en el mercado local para asar en Nochebuena. En Sudáfrica, lo típico es el braai o asado o una tradicional cena navideña con sombreros de papel, pasteles de carne picada y pavo. En Gambia, los niños y adultos desfilan con grandes lámparas llamadas fanals, hechas en forma de barcos o casas. En Ghana, la cena de Navidad no está completa sin las típicas sopas de fufu y okra; y en Liberia, el arroz, la carne de vacuno y las galletas están a la orden del día. En Zimbabue, por su parte, se come mucho pan, mermelada y té, junto con carne de cabra.

 

La importancia del adviento en Europa

En los países de Europa las reuniones familiares, junto con las cenas y los regalos, también forman parte de las celebraciones de Navidad, pero, por supuesto, cada país cuenta con tradiciones y costumbres que los caracterizan. En la República Checa y en Alemania, por ejemplo, las festividades navideñas empiezan con la llegada del adviento (el domingo más próximo al 30 de noviembre), que es el período que señala el comienzo del año litúrgico cristiano.

mnieve2-entornoUna de las fiestas más esperadas por los niños checos es la festividad de San Nicolás (el 5 de diciembre): “ese día se pone a prueba el comportamiento que los más pequeños de la casa han tenido a lo largo de todo el año. Si este ha sido positivo, recibirán de las manos de un ángel, y tras haber recitado un poema dedicado a San Nicolás, dulces y frutas. Pero si algo ha empañado su currículo, obtendrán como castigo carbón y patatas, todo ello cargado a cuestas por un diablo”*.

Por otro lado, en algunas partes de Alemania los niños le escriben a ‘das Christkind’ para pedirle regalos. Christkind se traduce como Niño Jesús, aunque los alemanes no piensan en él como tal, sino como una niña con cualidades de Cristo. No obstante, también creen en San Nicolás (der Nikolaus), de quien igualmente esperan pequeños obsequios el 6 de diciembre. Según la leyenda alemana, el espíritu de San Nicolás va de casa en casa esa noche y pone los regalos en los zapatos de los niños, que generalmente los han colocado junto a sus puertas la noche anterior.

Como dato curioso, un aspecto único de las decoraciones navideñas alemanas es que los niños no pueden participar en el embellecimiento del árbol de Navidad. Se cree que el árbol tiene un hechizo misterioso para todos los ojos jóvenes que descansan sobre él antes de la víspera de Navidad. Por lo tanto, este es decorado en secreto por la madre de la familia, un día antes de Navidad y mientras los niños están en una habitación separada. El 24 de diciembre es el día cuando los alemanes intercambian regalos con sus familias.

box-entornoEn Holanda/Países Bajos y Bélgica, entre tanto, los niños creen en Sinterklaas/St. Niklaas (San Nicolás), quien les trae regalos el Día de San Nicolás (6 de diciembre). Los niños ponen sus zapatos frente a la chimenea junto con dibujos o galletas para Sinterklaas y su ayudante Zwarte Piet. A los niños se les dice que Sinterklaas lleva un registro con los nombres de los niños que han sido buenos y malos, y aquellos buenos son lo que recibirán regalos y dulces en sus zapatos. El día de Navidad desayunan cougnolle, un pan dulce en forma de Niño Jesús.

Italia es otro de los países en donde la temporada de Navidad se inicia con el adviento, más exactamente cuatro domingos antes de Navidad. Allí las familias decoran el árbol de Navidad y también elaboran el pesebre. Durante la novena, los niños van de casa en casa recitando versos navideños en busca de monedas. Las familias se reúnen en torno del pesebre cada mañana o noche de la novena para encender velas y orar. Los niños italianos reciben regalos del Babbo Natale (Papá Noel) en Nochebuena, pero también esperan regalos y dulces de la Befana, una mítica bruja buena, el 6 de enero. El panettone, un pastel dulce lleno de fruta, es uno de los manjares más populares en Italia en estas fechas.

 

La influencia europea en Asia

En Asia solo un pequeño fragmento de la población de la mayoría de sus países es cristiano, y la celebración de la Navidad varía entre cada región y es, básicamente, un conjunto de prácticas religiosas y seculares de diferentes religiones que ocurren durante el período de vacaciones.

Filipinas, por ejemplo, celebra la Navidad debido a su influencia española, teniendo como dato curioso, que tienen las celebraciones navideñas más largas que cualquier otro país del mundo, pues el 1° de septiembre marca la cuenta regresiva oficial de Navidad. El centro de la reunión navideña de una familia en Filipinas es Lola, término con el que se designa a la matriarca. Los niños se alinean frente a ella para que les den algunas monedas. El niño mayor obtiene más monedas que el más joven. El día de Navidad, los niños también visitan a sus tíos y padrinos y allí reciben dinero, dulces o juguetes (aguinaldos).

Los cristianos vietnamitas, entre tanto, asisten a la misa de medianoche y luego tienen una comida navideña especial. Los platos más populares preparados para la ocasión son la sopa de pollo, el pavo y budín. En Nochebuena, los niños locales ponen sus zapatos afuera para que Santa Claus (Papá Noel) les traiga sus regalos.

En la víspera de Navidad en Siria, los miembros de la familia cristiana se sientan alrededor de una hoguera con una vela encendida en sus manos, mientras el hijo más joven de la familia lee la historia de Navidad de la Biblia. Tan pronto como la llama se apaga, saltan sobre las cenizas tres veces y piden deseos. Los niños en Siria reciben regalos el día de Año Nuevo. Se cree que estos son traídos por el camello más joven que llevó a los Reyes Magos a Belén; por ello, los niños dejan heno y agua junto a su casa. En la mañana del Año Nuevo, los niños van afuera y en lugar del heno y agua que dejaron el día anterior, encuentran regalos.

 

Los latinoamericanos: los más festivos del mundo

Los países latinoamericanos cuentan con las festividades y tradiciones navideñas más alegres y gozosas del mundo. Sus celebraciones son grandes, con una gran variedad de comidas típicas y baile.

Las posadas en México, por ejemplo, son las festividades más tradicionales de ese país y tienen un gran parecido con las novenas de aguinaldos de Colombia. Allí, los niños tienen un rol muy significativo, se visten como María y José (los peregrinos) en pequeñas procesiones durante los 9 días antes de la Nochebuena. Las posadas recrean a los peregrinos buscando alojamiento en su camino a Belén. Estos van de casa en casa pidiendo posada (cada día una distinta), la cual es negada hasta que ven que se trata de María y José. Durante ellas se comparten frutas, ponche y caramelos y al final se rompe una piñata en forma de estrella de Navidad.

Por otro lado, Brasil es una mezcla de muchas culturas y personas que originalmente provenían de diferentes países, por lo que pueden tener panettone italiano en São Paulo, bacalao salado portugués en Río de Janeiro y algo de comida de estilo africano en los Estados del noreste del país. Han adoptado costumbres navideñas de los Estados Unidos y Portugal y tradiciones de otros países cristianos y católicos. Los niños ponen un calcetín cerca a la ventana para que Papai Noel o Bom Velhinho les deje un regalo y en Nochebuena, más exactamente a la medianoche, las personas se saludan, hacen un brindis deseándoles a todos una Feliz Navidad y luego intercambian regalos.

Son muchas y muy variadas las celebraciones alrededor del mundo en la época de Navidad; sin embargo, si hay algo en lo que todos los países coinciden, es que es un tiempo en el que se congregan todas las familias y amigos alrededor de la unión y el amor.

*Fuente: CzechTourism.

 

Por: Lina María Martínez Fonseca
Coordinadora editorial revista Crianza & Salud

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×