¿Cómo actuar ante una pataleta?

La pataleta consiste en accesos de ira del niño y la niña en los que arrojan objetos al suelo, patalean, gritan y en algunas ocasiones, se vuelven agresivos con ellos mismos y con los adultos que están a su alrededor. Casi siempre es desencadenada por una contrariedad en su relación con el adulto.

Suelen comenzar hacia los quince meses de edad y pueden prolongarse hasta los tres años, época que coincide con la fase de construcción de la autonomía, en que quisieran hacer todo por sí solos para descubrir sus capacidades y mostrar al adulto todos sus logros. También coincide con la limitaciones del lenguaje que tienen los niños en este período.

Cuando ocurra, se recomienda a los padres mantener la calma y retirar a quien hace la pataleta si es posible, de la situación que la causó, así como darle un tiempo a solas para que se calme, por supuesto vigilando para que no se haga daño. También se puede distraer con otra actividad. Después de que pase la situación se debe hablar de lo sucedido, aclarando que el adulto sigue queriendo mucho al niño o niña a pesar de la acción y evitando castigos o premios, pero que de ningún modo se aceptará esta forma de presión para lograr propósitos.

 

Ana Cecilia Correa Hernández
Pediatra Puericultora