Cartas de los lectores

buzon

Recuerde que

Según el artículo 11 del Decreto 806 del 30 de abril de 1998, el niño puede acceder directamente al pediatra sin que tenga que ser visto primero por un médico general. El artículo dice textualmente:
“Condiciones de acceso: para acceder a cualquiera de los niveles de compleji- dad del plan obligatorio de salud (POS) se consideran como indispensables y de tránsito obligatorio las actividades y procedimientos de consulta de medicina general y/o paramédica del primer nivel de atención. Para el tránsito entre nive- les de complejidad es requisito indispensable el procedimiento de remisión. Se exceptúan de lo anterior solamente las atenciones de urgencias y de pediatría”.

 

Revista Crianza & Salud
Sociedad Colombiana de Pediatría

Señores

Revista Crianza & Salud

Sociedad Colombiana de Pediatría

Bogotá, D.C.

 

Cordial saludo,

De la manera más atenta quisiera plantearles algo que me ha estado ocurriendo en los últimos días, referente a que alimento exclusivamente del seno a mi hijo de cuatro meses de edad y he notado en él una actitud de rechazo al amamantamiento, sin que yo encuentre una causa para ello. Espero la ayuda que puedan brindarme para resolver esta situación que me tiene angustiada.

 

Rta.

El no querer tomar del pecho es una situación que puede suceder en cualquier momento de la lactancia, siendo más frecuente alrededor de los tres o cuatro meses de edad. Afortunadamente esta circunstancia suele ser transitoria y entre las causas que se han detectado están:

· Confusión de pezón: secundario a la introducción del chupo, pacificador o biberón.

· Problemas de la lactancia: reflejo de eyección rápido o excesivamente lento. Disminución en la producción.

· Condiciones maternas: cambios hormonales, embarazo, uso de anticonceptivos. Ingesta de ciertos fármacos o alimentos. Estrés materno.

· Dolor en la boca del bebé por erupción dentaria.

¿Qué hacer? La madre debe ofrecerle el pecho a demanda y sin forzar al niño; si el rechazo persiste debe extraerse la leche para mantener la producción y ofrecérsela mediante cuchara, vaso o, en última instancia, mediante un biberón. Debe tenerse siempre en cuenta lo transitorio del proceso para que no se desencadene la penosa situación del destete precoz.

 *Fuente: EnFamilia (http://enfamilia.aeped.es).