Cartas de los Lectores

buzon

Recuerde que

Según el artículo 11 del Decreto 806 del 30 de abril de 1998, el niño puede acceder directamente al pediatra sin que tenga que ser visto primero por un médico general. El artículo dice textualmente:
“Condiciones de acceso: para acceder a cualquiera de los niveles de compleji- dad del plan obligatorio de salud (POS) se consideran como indispensables y de tránsito obligatorio las actividades y procedimientos de consulta de medicina general y/o paramédica del primer nivel de atención. Para el tránsito entre nive- les de complejidad es requisito indispensable el procedimiento de remisión. Se exceptúan de lo anterior solamente las atenciones de urgencias y de pediatría”.

 

Revista Crianza & Salud
Sociedad Colombiana de Pediatría

Señores

Revista Crianza & Salud

Sociedad Colombiana de Pediatría

Cordial saludo,

En uno de los números anteriores de la revista Crianza & Salud, me encontré con un artículo sobre las pesadillas que me pareció muy bueno; sin embargo, yo quiero saber qué son los terrores nocturnos.

Muchas gracias y felicitaciones por tan buena publicación.

 Carolina Jaramillo L.

 

Rta./ Los terrores nocturnos constituyen un trastorno frecuente del sueño en la niñez. Ocurren usualmente en el primer tercio de la noche: el niño que hasta ese momento dormía plácidamente se sienta de manera brusca en la cama gritando intensamente. Se pueden producir vocalizaciones acompañadas de ansiedad intensa y también gestos no coordinados y rápidos.

 A pesar de toda esta actividad, el niño puede tardar de cinco a diez minutos en despertarse. En plena crisis no reconocerá a sus padres y estará desorientado. La única cosa que los padres pueden hacer por su hijo es abrazarlo y tranquilizarlo intentando sin insistir en despertarlo hasta que se calme. El niño no se acordará de nada de lo sucedido.

 Atentamente,

Crianza & Salud