Carta de los lectores

buzon

Recuerde que

Según el artículo 11 del Decreto 806 del 30 de abril de 1998, el niño puede acceder directamente al pediatra sin que tenga que ser visto primero por un médico general. El artículo dice textualmente:
“Condiciones de acceso: para acceder a cualquiera de los niveles de compleji- dad del plan obligatorio de salud (POS) se consideran como indispensables y de tránsito obligatorio las actividades y procedimientos de consulta de medicina general y/o paramédica del primer nivel de atención. Para el tránsito entre nive- les de complejidad es requisito indispensable el procedimiento de remisión. Se exceptúan de lo anterior solamente las atenciones de urgencias y de pediatría”.

 

Revista Crianza & Salud
Sociedad Colombiana de Pediatría

Trabajo en un programa de crecimiento y desarrollo y con mucha frecuencia las madres me preguntan sobre muchas cosas que los niños ingieren y que no saben si son tóxicas o no, para salir de inmediato hacia un servicio de urgencias. Quisiera que me ilustraran un poco sobre eso.

Atentamente,

Dora Alicia Durango

______________________________________________

 

 

Rta./ Una ingestión NO tóxica sucede cuando el niño consume un producto no comestible que usualmente no genera sintomatología. Es importante familiarizarse con las ingestiones no tóxicas, para evitar medidas innecesarias. Se espera que el listado de sustancias que se indica más adelante, no produzca efectos dañinos, excepto si ingresan al organismo por una ruta diferente a la habitual o si son ingeridas en grandes cantidades.

Para que una ingestión de un producto conocido pueda determinarse como ‘no tóxica’, debe reunir los siguientes cuatro criterios: identificación del producto, ingredientes y concentración; seguridad absoluta de que fue el único producto ingerido, conocimiento aproximado de la cantidad que ingirió, y que el paciente esté sin síntomas durante las siguientes horas.

Entre los productos que se consideran como no tóxicos bajo las anteriores condiciones, están: acuarelas, betún, arcilla, colbón® y similares, crema para manos o cuerpo, cosméticos, crayones, crema de afeitar, cerillas (fósforo rojo, no debe contener fósforo blanco, el cual es material fosforescente), jabón de baño, labiales, mercurio contenido en termómetros (es tóxico al evaporarse, absorbido por inhalación, no al ingerirse), papel, parafina, plastilina, talco, tinta china azul o roja, de bolígrafo o indeleble, o de marcador; tizas y vaselina.

Cordialmente,

María Beatriz Mesa Restrepo

Médico pediatra y

Ubier Gómez Calzada

Toxicólogo

Manual de urgencias en pediatría, 10ª ed.