Carta de los lectores

carta_lectores
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

buzon

Recuerde que

Según el artículo 11, del Decreto 806 del 30 de abril de 1998, el niño pue­de acceder directamente al pediatra sin que tenga que ser visto primero por un médico general. El artículo dice textualmente:

“Condiciones de acceso. Para acceder a cualquiera de los niveles de complejidad del plan obligatorio de salud, se consideran como indispensables y de tránsito obligatorio las actividades y procedimientos de consulta de medicina general y/o paramédica del primer nivel de atención. Para el tránsito entre niveles de complejidad es requisito indispensable el procedimiento de remisión. Se exceptúan de lo anterior solamente las atenciones de urgencia y pediatría”.

Revista Crianza & Salud
Sociedad Colombiana de Pediatría

Señores

Sociedad Colombiana de Pediatría

Atte.: Revista Crianza & Salud

Bogotá, D.C.

Cordial saludo. Muchas gracias por la información tan acertada que podemos encontrar en tan linda publicación.

Tengo un hijo de ocho meses y aunque aún lo estoy lactando en forma parcial, también recibe leche complementaria administrada en biberón. Quisiera saber cuándo es apropiado dejar de usarlo.

Muchas gracias por la orientación que puedan brindarme.

Atentamente,

María Fernanda Sisquiarco H.

Rta.

Existe un importante consenso referente a que a partir del año de edad se debe empezar a desestimular progresivamente la utilización del tetero o biberón.

Hacer la transición del biberón al vaso normal puede ser una tarea complicada por la fuerza de la costumbre del biberón, su cómodo uso y que, además de servir como utensilio para comer, le sirve al niño para tranquilizarse y jugar.

El uso prolongado del biberón puede conllevar un riesgo alto de aparición de caries dental, promovida por los residuos azucarados que persisten en la boca del niño después de la utilización de este objeto, sobre todo en horas de la noche. Por lo anterior, cuando el niño tenga capacidad para beber de un vaso, el uso del biberón debe desaparecer.

Es conveniente que el primer vaso que se utilice, llamado de iniciación, tenga cogederas y una tapa en forma de pitillo que facilite su uso y evite el derrame de líquido.

Hay que ser persistente en la instauración del uso del vaso con la disminución en el del biberón. Todos sabemos que el uso más arraigado de este se presenta a la hora de dormir y, por lo tanto, este momento debe acompañarse de otras prácticas, como la lectura a los niños.

En conclusión, podemos sugerir que a partir del año de edad el biberón puede ser reemplazado con éxito por un vaso de iniciación con las características ya descritas.

Lectura recomendada:

https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/como-y-cuando-quitar-el-biberon-6380

Cordialmente,

Crianza & Salud

 

 

 

 

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×