Buen humor y crianza

editorial1
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

El humor es el estado de ánimo que se manifiesta ante los demás. Puede ser bueno o malo. El buen humor es la inclinación a mostrar un carácter amable y complaciente. Brota de la capacidad de mirar la realidad con ingenuidad y asombro.

editorial2Los niños son productores frecuentes de buen humor, pues en ellos todo es fresco, vivo y espontáneo. Su actitud ante la vida, su capacidad de asombro y su sintonía con la naturaleza hacen fácil esta ocurrencia. Mientras un niño de seis años ríe unas 400 veces al día, el adulto más divertido lo hace solo unas 100 veces. La mayor parte de las personas apenas ríe unas 15 veces por día.

Los niños usan el sentido del humor sin darse cuenta, como una fórmula más para decir con precisión lo que sienten. En el contexto de una buena relación médico-paciente se necesita del acercamiento que el buen humor puede dar. El gesto grave y la actitud seria distancian y dificultan dicha relación. Igual cosa puede afirmarse en las relaciones de crianza.

El notable escritor norteamericano Mark Twain afirma, con razón, que: “La especie humana tiene solo un arma realmente efectiva: la risa. En el momento en que surge la risa, toda nuestra dureza se desploma, toda nuestra irritabilidad y nuestros resentimientos se desvanecen y un espíritu soleado ocupa su lugar”.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×