¿Biología versus biografía?

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Ha existido siempre una interesante controversia conceptual sobre qué prevalece más en el comportamiento humano, si la naturaleza expresada como factor genético o la crianza. Lo anterior podemos tipificarlo en el ideario popular en frases como estas: ™El hombre nace o se hace∫, ™la naturaleza propone y la crianza dispone∫, y ™por buena que sea la cuna, mejor es la buena crianza∫. En el idioma inglés esta tensión está expresada con las palabras nature versus nurture. Hoy, la discusión parece aclararse, pues el dilema como tal parece resuelto en el sentido de que tanto la naturaleza de la persona como su crianza son fundamentales para su comportamiento y desempeño en la vida, es decir, tanto la biología como la biografía.

En el contexto del estudio de la violencia, la disyuntiva descrita adquiere un importante significado cuando se analiza si el ser humano es violento por naturaleza o si, por el contrario, es su relación con el ambiente la que puede determinar una condición comportamental de este tipo.

Entre los idearios esenciales de los padres y educadores están los de propender porque sus hijos y discípulos lleguen a ser personas pacíficas, dispuestas a participar en los procesos de construcción y reconstrucción social, comprometidos con su entorno y decididos a ejercer plenamente su ciudadanía.

Para el logro de lo anterior, cada niño necesita una relación cariñosa y fuerte con sus padres o, en su defecto, con otro adulto para sentirse seguro y confiado. Sin este lazo estable existe el riesgo importante de un comportamiento hostil y problemático. De igual manera, insistimos en que los niños aprenden con el ejemplo de sus mayores y que el comportamiento, los valores y las actitudes de estos tienen una gran influencia sobre sus concepciones ideológicas y su manera de obrar.

En una publicación reciente, la Academia Americana de Pediatría (AAP, por su sigla en inglés) enfatiza la relación entre el estilo de crianza y la resistencia a la violencia por parte de los niños, lo que refuerza la importancia de un ambiente familiar y unas relaciones parentofiliales exentas de violencia que constituyan el marco referencial para que los niños crezcan y se desarrollen como seres humanos empáticos, tolerantes y capaces de vivir en paz.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×