Ayudando a su niño a leer

principal
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

¿Su niño escucha atentamente durante el tiempo de lectura? ¿Le gusta ojear revistas y libros? ¿Y aprender los nombres de las letras? Si la respuesta es “sí” a cualquiera de estas preguntas, su niño puede haber aprendido ya algunas destrezas de lectura y estar listo para aprender algunas de las bases de la lectura. Este artículo le da sugerencias de cómo puede hacer de la lectura una tradición familiar y cómo puede ayudar a su niño a desarrollar el amor por el aprendizaje.

Sugerencias de lectura

A continuación, algunos consejos que debe tener en mente según su niño aprende a leer:

  • Separe un rato todos los días para leer juntos. A muchos niños les gusta que les lean antes de acostarse a dormir. Esta es una forma excelente para relajarse después de un día atareado y prepararse para el sueño.
  • Deje libros en la habitación de su niño para que él pueda disfrutarlos solo. Asegúrese de que su habitación esté lista para la lectura con una cama o silla cómoda.
  • Lea libros que su niño disfruta. Después de un tiempo, su niño podrá aprender las palabras de su libro favorito. Cuando esto ocurre, deje que complete las oraciones o tomen turnos recitando las palabras.
  • No practique las letras, números, colores, figuras o palabras con su niño. En vez de esto, haga un juego y encuentre formas de desarrollar su curiosidad e interés.

Comience el proceso a una edad temprana

Un niño puede comenzar a disfrutar de los libros a una edad tan temprana como los 6 meses de edad. A continuación, mencionamos algunas actividades que pueden ayudarle a su pequeño a aprender lenguaje y a comenzar a hacer la conexión entre palabras y sus significados de acuerdo con las diferentes edades.

Desde el nacimiento hasta un año de edad

  • Juegue frecuentemente con su bebé. Hable, cante y recite rimas, y juegue con sus dedos. Esto ayuda al bebé a aprender la palabra hablada y promueve un fundamento fuerte para la lectura.
  • Hable con su bebé manteniendo contacto visual. Provea tiempo para que él responda antes de seguir con la próxima idea.
  • Dele a su bebé libros de cartón o libros suaves para que él pueda ver, palpar y meterse a la boca.
  • Mire los libros de imágenes y fotografías con su bebé y nombre los objetos que él ve. Diga cosas como: “¿Ves al bebé?” o “¡Mira el perrito!”.
  • Acurrúquese con su bebé y léale en voz alta. Puede que no entienda la historia, pero le encantará el sonido de su voz y el ritmo del lenguaje.

1 a 3 años de edad

  • Léale a su niño diariamente. Deje que su niño escoja el libro que él quiere, ¡aunque escoja el mismo una y otra vez!
  • Permita que su niño le “lea” a usted nombrando los objetos en el libro o inventándose una historia.
  • Vaya regularmente a la biblioteca con su niño. La mayoría de los niños encuentran muy emocionante el tener una tarjeta de la biblioteca.
  • Continúe hablando, cantando, recitando rimas y jugando con su niño.

3 a 5 años de edad

  • Ya para los 3 a 5 años de edad, la mayoría de los niños está comenzando a aprender el alfabeto y a conocer las letras de sus nombres. Lea libros del alfabeto con su niño y señale las letras según lee.
  • Ayude a su niño a reconocer palabras completas, al igual que letras. Aprender y memorizar cómo se ven las palabras son los primeros pasos para aprender a leer. Señale objetos comunes del diario vivir, como las letras de una señal de “pare” o el “logo” de su restaurante favorito.
  • Mientras leen juntos, pídale a su niño que se invente una historia de lo que está pasando en el libro. Mantenga la lectura como una parte de la rutina a la hora de dormir su niño.
  • Algunos programas educativos de la televisión, videos y programas de computadoras pueden ayudar a su niño a aprender a leer. Pueden también hacer de la lectura algo divertido. Pero usted también necesita estar involucrado. Si su niño está viendo Plaza Sésamo, por ejemplo, siéntese con él y hable de lo que el programa está tratando de enseñar. Limite el tiempo de programas educativos no violentos a no más de 1 o 2 horas diarias.
  • Si es posible, regálele a su hijo una suscripción a una revista para niños. A los niños les encanta recibir correspondencia, ¡y es algo que ellos también pueden leer!
  • Provea oportunidades para que su niño use el lenguaje escrito para muchos propósitos. Escriban las listas de las compras juntos. Hagan cartas para enviar a amigos o familiares.

Leyendo en voz alta con su niño

Leer en voz alta es una de las mejores formas en que usted puede ayudar a su niño a leer. Esto también puede ser divertido para usted. Mientras más entusiasmo demuestre usted leyendo un libro más lo disfrutará su niño. Lo más importante que debe tener en mente es dejar que su niño ponga su propio paso y que disfrute lo que está haciendo. Haga lo siguiente cuando le lea a su niño:

  • Use voces graciosas y ruidos de animales. ¡No tenga miedo! Esto ayudará a que su niño se entusiasme con la historia.
  • Deténgase y miren los retratos; pídale a su niño que nombre las cosas que ve en los retratos. Hablen de cómo los retratos se relacionan con la historia.
  • Invite a su niño a que lo acompañe cuando haya una frase repetida en el texto.
  • Enséñele cómo los eventos en el libro son similares a sucesos en la vida de su niño.
  • Si su niño le hace una pregunta, deténgase y contéstela. El libro puede ayudar a su niño a expresar sus pensamientos y resolver sus propios problemas.
  • Siga leyéndole después de que él aprenda a leer. Un niño puede escuchar y entender historias más difíciles de las que puede leer por su cuenta.

Escuchando a su niño cuando lee en voz alta

secundariaCuando su niño comience a leer, pídale que le lea en voz alta. Esto puede ayudarlo a desarrollar su confianza en su habilidad de leer y a disfrutar nuevas destrezas. Tome turnos leyendo con su niño para moldear destrezas de lectura más avanzadas.

Si su niño pide ayuda con una palabra, ayúdele de inmediato para que no pierda el sentido de la historia. No haga que su niño se esfuerce en pronunciar la palabra, pero si su niño quiere pronunciarla, no lo detenga.

Si su niño sustituye una palabra por otra mientras lee, mire a ver si tiene sentido. Si su niño usa la palabra “perro” en vez de “perrito”, por ejemplo, el significado es el mismo. No detenga la lectura para corregirlo. Si su niño utiliza una palabra que no tiene sentido (como “coma” por “goma”), pídale que lea la oración otra vez porque usted no está seguro de que entendió lo que él acaba de leer. Reconozca los límites de energía de su niño. Pare cada sesión en o antes de las primeras señales de fatiga o frustración.

¡Sobre todo, elogie mucho a su niño! Usted es el primer y más importante maestro de su niño. El elogio y ánimo que usted le dé a él mientras aprende a leer lo ayudará a disfrutar la lectura y aprendizaje aún más.

Aprendiendo a leer en la escuela

La mayoría de los niños aprende a leer a la edad de 6 o 7 años. Algunos lo hacen a los 4 o 5 años. Aunque un niño tenga una ventaja, no siempre podrá mantenerla cuando comience en la escuela. Los otros estudiantes probablemente lo alcanzarán durante el segundo o tercer grado. Forzar a su niño a leer antes de que esté listo puede impedir el interés en el aprendizaje. Los niños a los que realmente les gusta aprender son más propensos a aprovechar la escuela. Este amor por el aprendizaje no se puede forzar.

Según su niño comienza la escuela elemental, inicia su educación formal en la lectura. Hay muchas formas de enseñarle a su niño a leer. Una forma enfatiza reconocimiento de palabras y enseña a aprender lo que significa una palabra completa por la forma en que se usa. Aprender a pronunciar lo que las letras representan –fonética– es otra manera en que los niños aprenden a leer. La fonética se usa para “descifrar” o resonar palabras. Enfocarse en las conexiones entre la palabra hablada y escrita es otra técnica. La mayoría de los maestros utilizan una combinación de métodos para enseñar la lectura.

Esta es una destreza importante para que los niños aprendan. La mayoría de los niños aprende a leer sin grandes problemas. Forzar a un niño a que aprenda a leer antes de que esté listo puede hacer el aprendizaje algo frustrante, pero leer juntos y jugar con libros hace la lectura divertida. Los padres necesitan estar involucrados con el aprendizaje de sus niños. Alentar el amor de su niño por el aprendizaje ayudará grandemente a asegurar que sea exitoso en la escuela.

terciaria

Dislexia

¿Su niño cambia la posición de las letras o números, o los ve boca abajo? ¿Lee muy lento, tiene que esforzarse en descifrar las palabras o continuamente escribe mal palabras que son bastante fáciles? La mayoría de los niños tiene estos problemas cuando están comenzando a leer por primera vez. Sin embargo, si no ve mejoría a través de unos cuantos años, puede ser una señal de dislexia, un desorden de lectura. Hoy día, la dislexia es más fácil de identificar que otros problemas de aprendizaje. Hable con su pediatra si, para la edad de 7 años, su niño hace con frecuencia lo siguiente:

  • Confunde el orden de las letras en las palabras.
  • No mira cuidadosamente todas las letras de una palabra, adivinando las palabras después de la primera letra.
  • Pierde su sitio en una página mientras lee, a veces en el medio de una línea.
  • Lee palabra por palabra, esforzándose con prácticamente cada una de ellas.
  • Lee lentamente y se cansa fácilmente al hacerlo.

La Academia Americana de Pediatría reconoce muy agradecidamente la asistencia del programa “Reach Out and Read” en el desarrollo de este artículo.

ap

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×