Algunos consejos para una efectiva comunicación mediante la estimulación

  • Hablarle en forma clara –sin voz aniñada-, despacio, con ternura, con frases cortas, de frente al niño, demostrándole afecto con sus palabras
  • Procurar que los miembros de la familia colaboren en la estimulación, hablándole, mostrándole objetos, sacándolo a pasear, haciendo sonar diferentes objetos, entre otras acciones
  • Coger las manos del niño y ponerlas en la cara de la madre o del padre para que cuando ello o él hablen, sienta la vibración
  • Llamarlo siempre por su nombre, lo mismo al papá y a la mamá para que el niño aprenda también los nombres propios
  • Enseñarle a masticar bien, a deglutir, a soplar y a tirar besos,
  • Aprovechar todas las actividades diarias como el baño, la acción de vestirlo, el acto de comer, cocinar, etcétera, para enseñarle el nombre de las cosas mostrándole para qué sirven. También se le debe ayudar a reconocer las partes del cuerpo y las prendas de vestir.
  • Mostrarle diferentes animales y enseñarle poco a poco cómo se llaman y cómo se comunican ; ejemplo el gato “miau, miau”, el perro “guau, guau”, la vaca “muu, muu” etcétera
  • Ponerle música para que baile y cante, llevando un ritmo con las manos. Enseñarle cuentos y oraciones
  • Enseñarle conceptos como grande, mediano, pequeño, redondo, cuadrado, y los colores; mostrarle revistas y dibujos, diciéndole el nombre de las cosas y las cualidades. Lo anterior con mucha paciencia procurando que el niño repita
  • No adivinarle sal niño sus deseos sino dejarlo que intente expresarlos

Cada progreso del niño es muy importante y por pequeño que sea, hágaselo saber con frases como “muy bien, te felicito, ánimo”. Recuerde que cada niño es único y aprende de acuerdo con sus capacidades.

Si se disfruta cada uno de estos momentos del niño, cada palabra, cada gesto, cada sonrisa, no sólo se estarán construyendo los recuerdos de su futuro, sino que se le estará brindando la oportunidad de ser un niño feliz y sano. Siga su corazón de mamá o de papá y deje que él le hable; su niño puede ser el resultado de eso que escucha y de eso que aprende.  Si se estimula adecuadamente, se le permitirá comunicarse con el mundo y ser un hombre o una mujer socialmente exitosos.

Liliana Adela Zuliani Arango
Médica neuropsicóloga infantil