Actitudes puericultoras frente a los cambios psicológicos del adolescente

Es útil para el adulto informarse bien acerca de las características de los cambios psicológicos que está viviendo el adolescente.  Se debe aceptar la inmadurez como un hecho ineludible durante la adolescencia, que solo será resuelto con el paso del tiempo y la vivencia de experiencias adecuadas.

El adulto debe mantener, en lo posible, una actitud abierta al diálogo, de manera que pueda estar ahí en el momento en que el adolescente lo necesite y lo solicite. Esta solicitud no siempre se hace de manera explícita, así que es necesario que el adulto tenga sensibilidad y tacto para captarla y responder a ella.

La palabra diálogo significa conversación o comunicación entre dos, es decir, en la que ambos hablan, pero también ambos escuchan. El adulto debe tomar la iniciativa, asumiendo una actitud abierta a escuchar y a aceptar, cuando sea del caso, las razones y puntos de vista del adolescente, mostrándole que puede contar incondicionalmente con su afecto, base de la felicidad.

Si bien en algunas ocasiones es conveniente que el adulto comparta con el adolescente experiencias de su propia adolescencia, es necesario no responder a sus inquietudes diciéndole simplemente que “eso le pasa a todo el mundo” o “a mí también me pasó lo mismo”, ya que con este proceder se le transmite la sensación de que sus vivencias carecen de importancia o que el adulto no lo escucha ni lo toma suficientemente en cuenta.

El adolescente sano está probándose y buscando activamente poder situarse de una manera cada vez más adulta ante sí mismo y ante su medio. El adulto respaldará este proceso en la medida en que pueda mantener una actitud de confianza en las capacidades y posibilidades del adolescente.

Cuando, inevitablemente, el adolescente se equivoque o tenga alguna situación de dificultad, es básico el apoyo del adulto, expresado en principio por una actitud abierta al diálogo y a la escucha. Este diálogo no debe tener como fin el señalamiento, sino que ambos traten de entender el sentido de la situación y aprender de la experiencia.

Adolfo León Ruíz Londoño
Psicólogo
Profesor jubilado – Universidad de Antioquia