Acerca de “la vitamina D, la exposición al sol y algunos hábitos infantiles”, sabía a usted que:

  • Además de encontrarse disponible en varios alimentos, la vitamina D puede ser producida en nuestro organismo por exposición a los rayos ultravioletas (UV) del sol.
  • La cantidad necesaria de exposición al son (en minutos) para obtener la vitamina D requerida cambia de una zona geográfica a otra.
  • La necesidad de exposición al sol puede ser influenciada por el color de la piel, haciendo difícil , dar una norma universal al respecto.
  • Entre los factores de riesgo para la deficiencia de vitamina D, está la cada vez más frecuente vida sedentaria de los niños, quienes han cambiado progresivamente los juegos al aire libre por la TV o el computador, actividades que también los alejan de la posibilidad de alcanzar la necesaria exposición al sol.
  • Discutan claramente con sus hijos los pros y los contras que trae el consumo del tabaco.
  • También hay cambios en la alimentación que pueden estar influyendo negativamente sobre los aportes de vitamina D y de calcio.
  • Es así como muchos niños han cambiado la ingesta de leche por la de bebidas gaseosas.
  • Esa práctica mengua, además de la ingesta de vitamina D, la ingesta de calcio.
  • Para indicar esta situación, algunos autores indican que esas bebidas, por su contenido en fósforo, interfieren la absorción de calcio, pero otros proponen que es porque su alta ingesta desplaza la leche de la dieta.
  • Otro grupo de riesgo para la deficiencia de la vitamina D es el de los niños que reciben algunos de los medicamentos anticonvulsivantes.
  • Algunos niños con diferentes tipos de discapacidad también son propensos a la deficiencia de vitamina D, pues no son expuestos al son durante el tiempo necesario.
  • La AAP hizo énfasis en los suplementos de vitamina D para los alimentados exclusivamente del seno, debido al bajo contenido de esta vitamina en la leche materna.

Los prematuros, en buena parte de su rápido crecimiento, están más propensos a desarrollar raquitismo.

 

Juan Fernando Gómez Ramírez
Pediatra puericultor