Acerca de la “conjuntivitis”, sabía usted que:

• Por definición, la conjuntivitis es una afección inflamatoria de la conjuntiva que ocurre con mucha frecuencia en los niños.

• A pesar de que en nuestro medio ambiente se conoce con el nombre de “ceguera”, esta condición usualmente no perturba la visión del niño afectado

• Como toda regla tiene su excepción, especialmente en medicina, algunas formas de conjuntivitis neonatal y las causadas por herpes si amenazan la visión del paciente.

• La conjuntivitis es una inflamación de la extremadamente delgada membrana conjuntival, en sus dos porciones: la que cubre la esclera, conocida como conjuntivitis bulbar y la que cubre el interior de los párpados, también llamada conjuntiva tarsal o palpebral.

• A pesar de que con frecuencia se habla de “escleras ictéricas”, es la delgada y transparente conjuntiva la que se impregna de bilirrubina.

• Cuando la conjuntiva está inflamada se usa con frecuencia el término “ojo rojo” u “ojo rosado”, y en estas circunstancias, se ve roja la zona correspondiente a la esclera, pero la que se enrojece realmente es la conjuntiva.

• La única porción del segmento anterior del ojo que no está cubierta por la conjuntiva es la córnea

• A pesar de las diferentes posibilidades diagnósticas, con mucha frecuencia el diagnóstico y el tratamiento de la conjuntivitis se hacen por teléfono.

• Una de las claves para establecer el diagnóstico es la edad, pues las conjuntivitis bacterianas son más frecuentes en los más pequeños (lactantes y preescolares), mientras que las conjuntivitis virales lo son en los niños mayores y en los adultos

• Además del prurito ocular, el paciente con conjuntivitis alérgica puede tener descarga mucoide, además de párpados, quemosis (edema de la conjuntiva) y conjuntiva hiperémica (roja o rosada)

• El diagnóstico etiológico adecuado es primordial para establecer un tratamiento correcto

• Como es obvio las conjuntivitis virales no deben ser tratadas con antibióticos.

Luis Fernando Gómez Uribe
Pediatra y Puericultor