Abandono emocional en la crianza

Situación en la que el niño no recibe el afecto, la estimulación, el apoyo y protección necesarios en cada estadío de su evolución y que inhibe su desarrollo óptimo. Existe una falta de respuesta por parte de los padres, madres o cuidadores a las expresiones emocionales del niño (llanto, sonrisa, lenguaje) o a sus intentos de aproximación o interacción de las anteriores, en las relaciones que inicialmente se dan en los niños, a través de los padres o cuidadores y se van extendiendo a lo lardo de la vida produciendo alteraciones en su desarrollo psico-afecitvo, motor, del lenguaje, de socialización y de adaptación.

Estas alteraciones se pueden presentar por la ausencia de los padres, por sobre-protección o por la incapacidad del adulto para relacionarse con el niño, al no tomar en cuenta su ritmo de desarrollo individual. Se pueden clasificar en leves, aquellas que son reparables en un corto tiempo de tratamiento; moderadas, que requieren una intervención prolongada al niño y a su familia; y grave, aquellas que no tienen retroceso y sus secuelas acompañan a la víctima toda la vida.

Victoria Eugenia Eusse Bernal
Pediatra puericultora
Especialista en trastornos comportamentales y Neuropsicología infantil