A propósito de ‘Un manual para ser niño’, sabía usted que:

Es el título de un magnífico ensayo escrito por Gabriel García Márquez como integrante de la Misión “Ciencia, Educación y Desarrollo”, creada en 1995 por iniciativa presidencial, para la formulación de propuestas educativas innovadoras en nuestro país.

A continuación, compartiremos con nuestros lectores algunas de las afirmaciones de su autor, que consideramos más trascendentes:

  • Los padres quisiéramos siempre que nuestros hijos fueran mejores que nosotros, aunque no siempre sabemos cómo.
  • Creo que algunos niños a una corta edad, y en ciertas condiciones, tienen facultades congénitas que les permiten ver más allá de la realidad admitida por los adultos. Podrían ser residuos de algún poder adivinatorio que el género humano agotó en etapas anteriores, o manifestaciones extraordinarias de la intuición casi clarividente de los artistas durante la soledad del crecimiento, y que desaparecen, como la glándula del timo, cuando ya no son necesarias.
  • Las aptitudes y las vocaciones no siempre vienen juntas. Solo cuando las dos se juntan hay posibilidades de que algo suceda, pero no por arte de magia: todavía falta la disciplina, el estudio, la técnica y un poder de superación para toda la vida.
  • Debe plantearse para Colombia un sistema educativo que empiece por educarnos a padres y maestros en la apreciación precoz de las inclinaciones de los niños, y los prepare para una escuela que preserve su curiosidad y su creatividad naturales.
  • Por fortuna para la humanidad, los niños les hacen poco caso a los padres en materia grave, y menos en lo que tiene que ver con el futuro.
  • Que la vida decida quién sirve y quién no sirve, como de todos modos ocurre.

*Fuente: García Márquez G. Un manual para ser niño. En Colección Documentos de la Misión “Ciencia, Educación y Desarrollo”. Tomo 2. Presidencia de la República-Colciencias. Bogotá. 1995.