A propósito de ‘¿Padres jardineros o padres carpinteros?’*, sabía usted que:

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Es un libro escrito por la psicóloga norteamericana Alison Gopnik, quien es una profesional de reconocido prestigio en el estudio del aprendizaje y el desarrollo infantil, y quien, además, se desempeña como catedrática de Psicología y Filosofía en la Universidad de Berkeley (California).

La obra constituye una crítica a la llamada “crianza profesionalizada”, que se conoce en la lengua inglesa como parenting, entendida como aquella basada en instrucciones para criar y educar a los niños en la búsqueda como objetivo final de un tipo específico de adulto. A continuación, resumiremos algunos de los interesantes conceptos que la autora desarrolla a lo largo de la obra:

  • La idea de la “crianza profesionalizada” está tan extendida y es tan seductora que podría parecer evidente, incontrovertible y obvia. Hay unos 60.000 libros en la sección de crianza infantil de Amazon, y la mayoría de ellos tienen la palabra “¿Cómo…?” en el título.
  • El amor no tiene objetivos, ni hitos, pero sí tiene un propósito. Y el propósito no es crear el destino del ser amado, sino ayudarle a crear su propio destino.
  • En los primeros años de la vida del niño tenemos más control sobre los detalles de su vida que él, pero si he sido un buen padre o una buena madre, no tendré ningún control en absoluto sobre la vida adulta de mi hijo.
  • Nuestro trabajo no es dar forma a la mente de nuestros hijos, sino dejar que esas mentes exploren todas las posibilidades que el mundo permite.
  • Nuestro trabajo no es fabricar un tipo de niños, sino proveer de un espacio de amor, seguridad y estabilidad en el que niños de muy diferentes tipos puedan florecer.
  • El cuidado de los niños no es una labor de ebanistería que tenga como fin moldear a un niño para convertirlo en un tipo particular de adulto. Por el contrario, ser padres es como hacer un jardín. De lo que se trata es de procurar un medio rico, estable y seguro que permita prosperar a muchos tipos diferentes de flores.
  • Al final, la historia humana de padres e hijos es, sin duda, más esperanzadora que triste. Nuestros padres nos dan el pasado y nosotros les damos el futuro a nuestros hijos.

 

Por: Juan Fernando Gómez Ramírez
Pediatra puericultor

*Fuente: Gopnik Alison. øPadres jardineros o padres carpinteros? Ed. Planeta. Barcelona, 2018.

 

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×