A propósito de ‘Mira por dónde. Autobiografía razonada’,

Por: Juan Fernando Gómez Ramírez
Pediatra puericultor

Es un texto elaborado por el escritor y filósofo español Fernando Savater, en donde, con una mezcla de ironía, ternura, melancolía y sentido del humor, relata la historia de su vida “desde la infancia desvalida a la vejez inválida”, como él de manera original lo señala.

A continuación, compartiremos con nuestros lectores algunas de sus ideas, allí expresadas, referentes a la niñez, la familia y la educación:

  • Yo era su hijo y ellos eran mis padres. No mis amigos ni mis compinches, que te dan la razón y luego te abandonan, sino mis padres: los que te regañan y siempre permanecen a tu lado. Quienes no han tenido la suerte de recibir del destino unos padres así, no pueden llegar nunca a saber la inmensa fuerza que dan, la fiera y desafiante confianza que inspiran, y el alegre ímpetu que transmiten.
  • Rechazando su ejemplo en lugar de seguirlo, también se aprende de quienes amamos.
  • Me resisto a considerar el afán de leer como una simple afición entre otras: es una pasión, aún más, una forma de vida.
  • Mi madre, animosa y polémica, tenía que representar los aspectos menos simpáticos de la autoridad familiar, sin los cuales, por cierto, no hay familia, ni educación, ni nada de nada.
  • Si alguien asegura en contra mía que nunca he hecho en mi vida otra cosa que jugar, me temo que no podré desmentirle. En fin, que el juego es el mejor modo de vivir, no el mejor modo de pasar el rato.
  • Que los padres no se preocupen por la educación es malísimo, pero que se preocupen demasiado puede tener también algunos efectos colaterales negativos.
  • Vuelvo a mi infancia, de la que nunca he podido salir.
  • Pero al fin de cuentas, todo será igual. Lo que he visto y lo que he leído, lo que rememoro y lo que imagino se confundirán en una misma niebla definitiva.

Fuente: Savater, Fernando. Mira por dónde. Autobiografía razonada. Ed. Taurus. Bogotá, 2003.