A propósito de ‘Hablando de niños. Un apasionado recorrido por la crianza en la literatura’, sabía usted que:

Por: Juan Fernando Gómez Ramírez
Pediatra puericultor

Es un libro escrito por Carlos González, uno de los más reconocidos puericultores españoles de la actualidad, en donde sigue el rastro de los niños a través de las grandes obras literarias del siglo XIX y analiza los cambios sociales que han ocurrido en los últimos tiempos, así como el modo de educar a lo largo de la historia.

Algunas ideas relevantes de esta interesante obra las queremos compartir aquí con nuestros lectores:

  • Los autores ingleses del siglo XIX sabían muy bien que el hombre es hijo del niño, y que no se puede comprender a una persona adulta sin conocer el niño que fue.
  • Muchas de las dudas que asaltan a los padres de hoy encontrarían más juiciosa respuesta en las grandes novelas del pasado que en los pequeños manuales del presente. Porque no parece concebible que alguien pueda humillar, maltratar o ignorar a un niño habiendo leído a Dickens.
  • Vivimos, en cierto modo, mientras alguien nos recuerda. Casi todos los hijos recuerdan a sus padres con cariño. Algo muy grave tiene que ocurrir para que se recuerde a un padre con rencor.
  • Los niños no crecen porque les estiremos de los pelos, ni porque les empujemos por los pies, crecen porque el tiempo pasa. Y pasa, se lo dice un abuelo, tan deprisa, que en vez de quejarnos tanto de su conducta deberíamos dedicarnos a disfrutar, mientras podemos, de sus cosas de niños.
  • Me han pedido a veces que hable de “los padres de hoy”, como si fueran una especie nueva, radicalmente distinta de “los padres de antes”. Nunca me han pedido que hable de “las madres de hoy”; la madre parece ser una institución intemporal, sólida como una roca.
  • Cuidar de los hijos es lo único realmente trascendente que puede hacer un ser humano. ¿Qué quedará de mi dentro de un siglo? con suerte, mis tataranietos.
  • Creo que conocí esta fascinación por los niños en los libros…, leo porque mi padre leía, y porque jamás intentó obligarme a leer.
  • Y a usted, ¿cómo le gustaría que lo tratasen si volviera a ser niño? ¿Querría que le tomasen en brazos y le metiesen en la cama de sus padres y le contasen cuentos, o preferiría límites, disciplina y la silla de pensar?

*Fuente: González, Carlos. Hablando de niños. Un apasionado recorrido por la crianza en la literatura. Ed. Espasa. 2019. Barcelona.