A propósito de ‘Educar con calma. Cómo hacer menos y relacionarte mejor con tus hijos’, sabía usted que:

Por: Juan Fernando Gómez Ramírez
Pediatra puericultor

Es un libro escrito por Regina Pally, psiquiatra y terapeuta de familia, quien se fundamenta en los hallazgos más recientes de la neurociencia para formular una propuesta de “crianza reflexiva”, basada en las tendencias naturales de los padres a empatizar, analizar y conectar con sus hijos.

A continuación, compartimos con nuestros lectores algunas ideas y conceptos de la autora que nos parecen de mucha ayuda en el fascinante proceso de la crianza:

  • La crianza no es un oficio, es una relación entre tu hijo y tú.
  • La crianza reflexiva implica la adopción de un enfoque bidireccional, en el cual vemos el mundo desde la perspectiva de nuestro hijo, así como desde la nuestra. Lo que sucede en su mente o en la nuestra, desencadena cuánto hacemos o decimos.
  • Una sólida relación entre padres e hijos supone un equilibrio entre muchas clases diferentes de cualidades: flexible, pero firme; contenida, pero liberadora; que guía sin caer en el dogmatismo, y reconfortante sin llegar a ser sobreprotectora.
  • No existen padres perfectos ni respuestas o formas de criar “correctas” o “mejores”. Tú eres el mejor juez de lo que tu hijo necesita. Los libros y los expertos ofrecen recetas para probar, pero solo tú puedes determinar qué comida nutritiva es preferible para tu hijo o tu familia.
  • Todos los hijos son únicos, así que adapta tu crianza a las necesidades específicas de tu hijo. Edúcalo de acuerdo con su forma de ser. Todos los padres tienen expectativas con respecto a sus hijos, pero es preferible recordar que has de criar al hijo que tienes, no al que te gustaría tener.
  • Los padres no pueden controlar los factores que le vienen dados a su hijo desde el nacimiento, como su temperamento, sus talentos, sus virtudes y defectos. Más control tienen sobre el manejo de dichos factores. La relación padres-hijos establece las vías cerebrales más adecuadas para que estos sean capaces de gestionar sus vidas de la forma más adaptativa.
  • Los padres no deben preocuparse por la necesidad de acertar siempre. El cerebro en desarrollo de sus hijos muestra una extraordinaria plasticidad.

*Fuente: Pally, Regina. Educar con calma. Cómo hacer menos y relacionarte mejor con tus hijos. 1a ed. Plataforma editorial: Barcelona; 2018.