A propósito de ‘Aprender de los hijos’

king
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

Por: Juan Fernando Gómez Ramírez

Pediatra puericultor

 

Es el título de un libro escrito por Pilar Guembe y Carlos Goñi, educadores españoles, referido a los ‘pequeños maestros’ que nos enseñan cosas grandes. A continuación, compartiremos con nuestros lectores algunas de sus sabias reflexiones:

  • Lo primero que nos enseña un hijo es a dar. Esa es la primera gran lección que recibimos como padres: dar sin esperar recibir y desear poder dar más.
  • Un hijo nos hace ser mejores, nos hace plantearnos nuestra forma de vida, nuestros hábitos, nuestros principios. Nos obliga a mejorar porque queremos darle lo mejor de nosotros mismos.
  • Cada hijo nos trae el mismo mensaje: “A partir de ahora todo va a ser al revés: aprende el que enseña, recibe el que da, queda lleno el que se vacía”.
  • No basta con querer a los hijos con locura, hay que hacerlo también con cordura.
  • Los hijos nos obligan a ser mejores, a desarrollar las virtudes que quizás no teníamos o habíamos perdido, a ser constantes.
  • Los hijos nos obligan a sacar tiempo de donde no lo hay, a estirar los días al máximo, a aprovechar los minutos como si fueran pepitas de oro.
  • Los hijos son pequeños maestros que nos enseñan grandes cosas: optimismo, ilusión, imaginación, humor, alegría, perdón, constancia, curiosidad y rebeldía, entre muchas otras.
  • Los hijos nos ilusionan porque nos erigen como los principales expendedores de sus ilusiones. Nos implican en sus sueños y nos hacen soñar.
  • Llegar a ser prescindible es nuestro destino y nuestro triunfo como padres, pues los hijos nos necesitan para llegar a no necesitarnos.

 

*Fuente: Guembe, Pilar y Goñi, Carlos. Aprender de los hijos. Plataforma Editorial, Barcelona, 2012.

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×