Cartas a Los lectores

principal
0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×

buzon

Recuerde que

Según el artículo 11, del Decreto 806 del 30 de abril de 1998, el niño pue­de acceder directamente al pediatra sin que tenga que ser visto primero por un médico general. El artículo dice textualmente:

“Condiciones de acceso. Para acceder a cualquiera de los niveles de complejidad del plan obligatorio de salud, se consideran como indispensables y de tránsito obligatorio las actividades y procedimientos de consulta de medicina general y/o paramédica del primer nivel de atención. Para el tránsito entre niveles de complejidad es requisito indispensable el procedimiento de remisión. Se exceptúan de lo anterior solamente las atenciones de urgencia y pediatría”.

Revista Crianza & Salud
Sociedad Colombiana de Pediatría

Señores

Revista Crianza & Salud

Sociedad Colombiana de Pediatría

Ciudad

Cordial saludo. He tenido la oportunidad de leer su revista Crianza & Salud, la cual brinda muchos consejos y recomendaciones para la crianza de los hijos, por ello, quiero preguntarles acerca de una inquietud: tengo un niño de 4 meses y no estoy segura de que él oiga bien. øQué debo hacer?

Muchas gracias por la atención,

Carmen María Quinchía

Rta.

Rta./ Con frecuencia los padres sienten esta preocupación, que puede resolverse en los tiempos actuales mediante una evaluación con ayudas complementarias desde el mismo momento del nacimiento, por lo que cualquier duda se debe comentar con el personal de salud.

Existen formas que permiten saber tempranamente si el bebé oye bien como, por ejemplo, cuando: reacciona a los ruidos, se calma y sonríe cuando le hablan, reconoce la voz de sus cuidadores y, si está llorando, se calma al oírlos, y cuando balbucea, murmura o emite sonidos agradables.

Hacia los 6 meses si oye bien puede seguir los sonidos con la mirada, prestar atención a la música, reconocer objetos que producen sonidos y balbucear cuando está emocionado o triste. Hacia el año dice una o dos palabras (tata, papa, mama) y hacia los 18 meses entiende preguntas sencillas como: “¿dónde está tu nariz?”.

Entre las causas de pérdida de la audición están el nacer prematuro, las complicaciones en el parto y las infecciones frecuentes de los oídos. En niños muy pequeños con dudas sobre su audición se puede ordenar un examen que se llama: potenciales evocados auditivos, donde se mide la respuesta del niño a los sonidos, sin necesitarse su colaboración.

Cualquier sospecha de compromiso de la audición en los niños amerita una evaluación médica prioritaria para determinar la conducta a seguir que lleve a una intervención temprana para una mejor recuperación.

*Lecturas recomendadas: http://kidshealth.org/es/parents/trouble-hearing-esp.html

http://kidshealth.org/es/parents/hear-esp.html

Cordialmente,

Crianza & Salud

 

 

 

 

0 acciones Twitter 0 Facebook 0 Email -- Buffer 0 0Acciones ×